ENDI: ENCUENTRO NACIONAL POR LA DESMILITARIZACIÓN INMEDIATA

Ley de Seguridad Nacional y Reforma a la LSN

I. Balance y Diagnóstico

La Ley de Seguridad Nacional, con seis años en vigor, (aprobada 13 de enero de 2005) se debe enmarcar como parte de una serie de reformas que vienen en bloque promovidas desde Washington (ASPAN, Plan Puebla-Panamá, Iniciativa Mérida, Northcom) que buscan homologar los conceptos de democracia, soberanía y seguridad nacional con los de los EUA. Esta Ley creó el marco jurídico para legalizar y legitimar la militarización y la intervención de las fuerzas armadas, la creación del Consejo de Seguridad y la caracterización de las amenazas a la Seguridad Nacional.

El Consejo de Seguridad Nacional, presidido por el Ejecutivo, los Secretario de Gobernación, SSP, el Director del CISEN y la PGR, entre otros, como una instancia deliberativa cuyas reuniones, instancias y decisiones son de carácter reservado, adquirió con su creación la facultad para establecer lineamientos de afectación a la seguridad y plantear agendas de Seguridad Nacional y Hemisférica con Estados Unidos.

La LSN caracteriza como amenazas a la Seguridad Nacional, el terrorismo, la rebelión, sublevación, la intervención extranjera, delincuencia organizada —acciones que busquen quebrantar la unidad nacional— de donde se deriva una unificación entre los conceptos de narcotráfico y lucha social, para “combatirlo” por igual. A su vez, legaliza el espionaje, los retenes y los cateos, el registro de comunicaciones privadas y efectuar arraigos a cualquier persona o grupo que consideren obstáculo para tareas de resguardo de seguridad nacional.

Con la Reforma de 2009, aprobada en lo general por el senado este año, se crea una nueva figura jurídica, la afectación a la seguridad interna, y la instrucción para hacerla efectiva, lo cual implica la posibilidad de que el Consejo de Seguridad Nacional ordenen la intervención del Ejército y la Marina cuando consideren que la seguridad interna corre peligro. Unifica conceptos de Seguridad Pública y Seguridad Nacional, lo que permitiría aprobar de manera exprés los Estados de Excepción y la Suspensión de las Garantías Individuales, que se prioriza la supremacía del poder militar por encima del poder civil. Entre los principales artículos que se modifican los conceptos de Seguridad Nacional, son el 29, el 89, el 103, el 107 y el 133.

Esta Reforma a la Ley va de la mano con las modificaciones a la reglamentación en materia de Derechos Humanos, que se redactó y aprobó sin la consulta de organismos defensores de los derechos humanos. Asimismo va de la mano con la reforma al Código de Procedimiento Penal propuesta por el ejecutivo, donde otorgan funciones de policías a los militares.

Va de la mano, además, con toda unas serie de reformas locales y creación de instancias como las de los Sensores Juveniles, que dan facultades a los estudiantes para denunciar ante las autoridades policiacas las actitudes sospechosas de los jóvenes de su comunidad; o la formación de grupos especiales de jóvenes, que buscan y rastrean las actividades de organización.

II. Demandas y ejes

  • El pleno acordó luchar por la Derogación de Ley de Seguridad Nacional a diferencia de una lucha legalista por la abrogación de la Reforma o la posibilidad de constituir una reforma con carácter humanista, como la ha venido proponiendo un sector, particularmente el MPJD

  • Derogación del fuero militar.

  • Rechazo a la reforma al Código de Procedimiento Penal.

III. Acciones

  • Se ahondó en la necesidad de concientizar al respecto, difundir las implicaciones de la Ley y de la Reforma, y llamar a un movimiento por la derogación de la LSN, que luche de manera combativa, en las calles.

Militarización y Violencia / Intervención Norteamericana e Iniciativa Mérida


I. Balance y Diagnóstico

La supuesta “Guerra contra el Narcotráfico”, una guerra que no pedimos, es una punta de lanza del intervencionismo norteamericano, como parte de la imposición del modelo neoliberal y el endurecimiento en la política exterior en términos militares del imperialismo norteamericano ante la profunda crisis global. La reformas a la Constitución buscan penetrar todo el país. Profundizan más la semicolonialidad, privatizando el sector energético, el ISSSTE, las reformas laborales y la ACE, así como el sector energético y de los hidrocarburos, expreo en Plan México, la ASPAN, el Plan Puebla Panamá, la Inciativa Mérida, lo cual sintetiza la entrega total: económica, política, militar y cultural de México, dejando a México como la principal semicolonia de EU.

Se busca militarizar institucionalmente la vida social y hacer uso de las fuerzas armadas como principal instrumento para imponer políticas antipopulares, intentando rescatar el modelo neoliberal y monopolizar las ganancias que generan las drogas y el tráfico de armas. Bajo el pretexto del combate a la delincuencia organizada y la anulación de un supuesto enemigo interno, se ha enarbolado una estrategia mediática a través de campañas que alaban el papel de la policía y el ejército, que justifica la implementación de las fuerzas armadas como una medida de “defensa de la sociedad”, que incluso podría favorecer en la opinión pública la necesidad del apoyo del ejército norteamericano en el combate contra el narcotráfico.

La militarización en términos institucionales incluye la creación de cuerpos policiacos semimilitarizados y de elite como la policía federal y la ministerial, la militarización de las policías municipales, la implementación de las Operaciones Conjuntas, además de un proceso avanzado de paramilitarismo más difícil de identificar, que permite al gobierno violar de manera vealada los derechos humanos sin tener cierto costo político, es decir, sin disminuir su grado de legitimidad ante la sociedad.

La militarización justificada por la supuesta “Guerra contra el narcotráfico”, avalada sin mayores críticas por toda la clase política de este país y la burguesía, ha traído onerosas consecuencias y se expresa como la suspensión de las garantías y derechos de la población. Los principales muertos son de las clases populares, van más de 50 mil. La tasa de homicidios dolosos aumentó hasta en 11% en tres años en Chihuahua. En esta guerra suman más de 60 mil muertos, 25 mil desaparecidos y alrededor de 100 desplazados, aumento de feminicidios y juvenicidios.

Se trata asimismo de dos tipos de violencia: la primera que se ejerce contra la burguesía y pequeña burguesía por medio de secuestros y cobros de plazas y seguridad, y la segunda la violencia que se ejerce contra los oprimidos y los explotados por medio de las ejecuciones, lo cual da elementos para pensar en una limpieza social, una guerra de baja intensidad que a fuerza de aniquilar al enemigo interno expone al sector de la población más precarizado y los sectores más vulnerables, como son los jóvenes, los obreros y migrantes, y entre estos particularmente las mujeres.

Los fortalecidos de esta guerra son el ejército y las policías militarizadas, que han recibido aumentos salariales, seguridad social y apoyos en general, y el narcotráfico que se expresa en el aumento del precio de las drogas en EU. En este sentido, no existen elementos para hablar que existe una guerra contra los carteles del narcotráfico ya que por la vía de la hechos a los grandes capos no se les ha tocado, y las prácticas de tipo delincuencial desde las altas esferas del gobierno, los criminales de “cuello blanco”, siguen intactos.

En este sentido la supuesta guerra contra el narcotráfico, implica toda una serie de consecuencias de la militarización en términos de limpieza social, contrainsurgencia, control y aterrorización de la población, que ha encontrado en la “Guerra contra el narcotráfico” su normalizacion por parte de la población.

Como consecuencia, se muestra la necesidad de avanzar en la caracterización del estado: se trate de un estado fascista, terrorista, bonapartista, contrainsrgente, narcoestado —lo cual habría que seguir discutiendo—, el consenso apunta a un rechazo a la militarización como estrategia de seguridad, la ofensiva neoliberal y subordinación a EUA, y apunta a repensar la caracterización de México como Estado Fallido, en tanto que esto puede justificar una intervención, e implica una contradicción con la ofensiva puntual y organizada del estado, la implementación misma de la “Guerra contra el narcotráfico” y el consenso obtenido por parte de la población, ocasionado en buena parte por la complicidad de la clase política, la alta burguesía y los medios de comunicación oficiales.

II. Demandas y ejes:

  • Desmilitarización y paramilitarización del país: regreso de los militares a los cuarteles, desmilitarización de las policías, disolución de grupos paramilitares

  • Disolución de las Operaciones Conjuntas y Policías militarizadas (PF y Policía Ministerial)

  • Eliminación del fuero militar, fuero de guerra

  • No a la Intervención Norteamericana

  • Exigir la cancelación de TLC, ASPAN-Plan Puebla-Panamá, Comando Norte, Plan México, Iniciativa Mérida, cuyo complemento bélico es la militarización.

  • Expulsión de los agentes extranjeros en México, como DEA, CIA, FBI, OBI

III. Acciones

  • Campaña de concientización, propaganda para deslegitimar la política de militarización, de denuncia permanente, por medio de campañas masivas culturales, coloquios y diversos métodos.

IV. Discusiones a continuar:

  • Caracterización del estado ( fallido, fascita, terrorista, bonapartista, narcoestado)

  • Avanzar en el análisis de cantidad de efectivos militares, el gasto en las fuerzas armadas, y la penetración del ejército en la esfera política

  • Presentación con vida de todos los desaparecidos

  • Atención a los más de 120 000 desplazados por la guerra

V. Propuestas a discutir más adelante:

  • Castigo a militares responsables de daños a víctimas

  • Recuperación de vida económica de los pueblos y ciudades abandonadas

  • Creación de un fondo nacional de los familiares de las víctimas

  • Formación de comités contra la militarización

  • Formación de grupos de autodefensa

  • Elaboración de una lista de criminales de guerra y violadores de los derechos humanos que incluyan a todos los jefes policiales y militares de las diversas ciudades que han violentado los derechos humanos

  • Juicio Político a Calderón

Referentes de Lucha contra la Militarización y Paramilitarización

I. Balance y diagnóstico

Es necesario rescatar los esfuerzos organizativos de autodefensa como la APPO, Cheran, Lebaron, CRAC, el EZLN, la comunidad de Ostula, entre otros, y desmentir que la autodefensa genera muertos. Reivindicar, asimismo, las experiencias de autodefensa de las comunidades campesinas, indígenas y urbanas como un derecho legitimo que se extiende hacia los sindicatos y organizaciones.

Las formas de organización varia de región a región en ese sentido se puede tomar lo que se considere útil de las experiencias comunitarias de autodefensa y se debe reivindicar el trabajo de base así como diferentes formas de luchas tomando en consideración el nivel de conciencia existente en el medio en el que se desarrolle la lucha contra la militarización.

Se rescataron la experiencia participativa de la sección 22 a los inicios de la lucha del 2006, la lucha de barricadas en Oaxaca y se planteó asimismo reivindicar los métodos de lucha de la clase obrera, paros, huelgas, cierre de avenidas toma de casetas, un gran movimiento en las calles.

Se habló asimismo de las experiencias de las Kaminatas contra la Muerte, iniciadas por Luis K Fong, como un método de resistencia en zonas donde no se puede convocar a las masas por el factor de terror, y de la experiencia del FPC como referente en la lucha contra la militarización, que previamente había participado en el FNCR en la Asamblea ciudadana juarense y ahora en los indignados en Ciudad Juárez bajo el esquema de un frente de unidad en la acción en donde pueden convivir todo tipo de ideologías siempre y cuando estén de acuerdo en el enfrentar el proceso de militarización en el país.

La consigna de unidad, la militarización como demanda de distinción, como único factor a considerar para la generación de alianzas, para hacer llamados a la unidad, puso sobre la mesa la pregunta de a quién llamar a luchar conjuntamente.

Se propuso dar un análisis de que sucedió con el movimiento por la paz justicia y dignidad para sacar las lecciones pertinentes, así como a reflexionar que las organizaciones de este encuentro no son suficientes para dirigir en lo inmediato la lucha contra la militarización por lo cual es importante mantener una posición fraterna con los convocantes al encuentro contra la emergencia nacional.

Se abrió la discusión sobre si llamar a MORENA, al PRT, al PT, ante lo cual se insistió en desconfiar de los partidos patronales y avanzar en una organización independiente de estos partidos.

II. Demandas y ejes

  • Defender el derecho legítimo a la autodefensa de autonomía indígenas, comunidades, sindicatos, estudiantes

III. Acciones

  • Difundir las diferentes experiencias de lucha de autodefensa comunitaria y autorganización asamblearia, como de Cherán, Ostula, la CRAC, el EZLN y la APPO. Campaña de foros con estas comunidades para transmitir experiencias de lucha y hacer una campaña de colecta de víveres y medicamentos para las comunidades de Cherán, la CRAC, Ostula.

  • Llamado a otros sectores a movilizarse: avanzar en la definición de los sectores a convocar y la estrategia para ampliar y generar un movimiento: MPJD, UNT, Organizaciones obreras, campesinas, indígenas, EZLN. Hacer el llamado explícito a las direcciones de los sindicatos opositores y democráticos a que se pronuncien contra la militarización.

  • Repetir la mesa “Referentes de Luchas contra la militarización y la paramilitarización” en un próximo encuentro, tanto de luchas nacionales como internacionales.

  • Participar con la izquierda del MPJD, asistir al Encuentro ante la Emergencia Nacional, Alto a la Guerra los días 19 y 20 de noviembre.

IV. Discusiones a continuar:

  • Apropiarse o no, o cómo del ejemplo de éstas luchas en la zona urbana

Seguridad Social

I. Balance y Diagnóstico

Se acuerda que el problema de la militarización deviene de un problema más amplio que se engloba dentro de una política de ataques contra el sistema de seguridad, el cual fue conquistado por luchas ejercidas por los trabajadores y el pueblo, que incluyen un ataque a los derechos laborales, a la educación y al sistema de salud. En los cuales se han venido implementando reformas como la Ley del ISSSTE, la del Seguro Social, las Reformas educativas y violando los derecho de los trabajadores a las prestaciones sociales, tratando de imponer La ley Federal del Trabajo y La ley de Seguridad Nacional como método de represión hacia los sectores marginados.

Todos estos ataques, están enmarcados en una política de clase, donde los que sufrimos las consecuencias, somos los sectores explotados y precarizados. Ante esta ofensiva declarada, vemos necesario la suma de esfuerzos de resistencia, luchas y de todos aquellas demandas en contra de estas políticas y de la situación que vivimos, para crear una convergencia política de defensa de nuestros derechos.

II. Demandas y ejes

  • Abajo la Reforma a la Ley Federal del Trabajo

  • Echar abajo las leyes de Seguridad Social (IMSS, ISSSTE)

  • Echar abajo las Reformas que atentan contra la Educación Pública, gratuita y laica. Abajo la ACE

  • Mayor presupuesto a la Educación

  • No a la criminalización de la juventud

  • Defender el derecho a libre tránsito de los migrantes

III. Acciones

  • Crear comités, formas y acciones de lucha en nuestros centros de Trabajo, escuelas, barrios, etc. contra la militarización

  • Campaña en defensa de los trabajadores sancionados del IMSS

  • Sumarnos al plantón de los maestros y normalistas en las oficinas de la SEP ubicado en Río Nazas

  • Democratización de los sindicatos, desde las bases trabajadores.

  • Hacer una lista de los activistas y luchadores sociales caídos, y desaparecidos en general. Profundizar en casos como el de Pedro Leyva, Carlos Cuevas, Josefina Reyes, que implican un cambio cualitativo de la militarización

  • Dar protección a los activistas y familiares, así como dejar clara la responsabilidad del Estado ante su política de Guerra. Cobertura a familiares, organizaciones y cercanos a la víctima.

Exterminio de Grupos Vulnerables

I. Balance y Diagnóstico

En el marco de la guerra contra el narcotráfico, quienes resienten más sus consecuencias son los trabajadores, la juventud, la niñez, los indígenas, los migrantes, y de esos sectores quienes lo resienten doblemente son las mujeres.

En esta mesa se discutió la problemática de as mujeres (feminicidio, criminalización al derecho a decidir y trata de personas), la criminalización a los migrantes, el despojo de los recursos naturales de los pueblos originarios, la situación de los niños de la calle, el ataque al periodismo independiente y el fenómeno de los juvenicidios, lo cual es una política en contra de los sectores precarizados y ante lo cual es importante impulsar un movimiento en las calles que se movilice de manera independiente contra estas políticas de criminalización y militarización.

Esta política de militarización responde a los intereses del imperialismo de los EUA, que responda a sus intereses de mercado y mantenga subordinado a México.

II. Demandas y ejes:

  • Alto al Feminicidio
  • Ni una asesinada más
  • Alto al saqueo de recursos naturales de los pueblos originarios
  • Fuera el ejército y la marina de las calles
  • Alto a la represión y criminalización de la protesta social
  • No a la criminalización de los migrantes
  • No a la criminalización de los homosexuales
  • Libertad de expresión, no a la criminalización del arte urbano
  • Juicio y castigo a Julian Leyzaola.

III. Acciones:

  • Movilización Nacional el 25 de Nov. Día de Lucha Contra la Violencia de las Mujeres con acciones simultáneas o paralelas en los estados
  • Crear un Protocolo de Seguridad Alternativo para los sectores en lucha y resistencia. Establecer enlaces con organizaciones nacionales como internacionales, para dar respuesta inmediata a los ataques del gobierno.
  • Crear una base de datos, tanto de organizaciones, medios de comunicación, sector salud, abogados y defensores de derechos humanos
  • Desaparición del Instituto de Migración y la creación de un organismo autónomo e independiente del gobierno, el cual responda a las necesidades de los migrantes
  • Jornadas político culturales e informativas.
  • Primera tarea, brigadas informativas con los compañeros de los diferentes Estados a universidades, escuelas, fábricas, etc.

Legalización de las drogas

I. Balance y diagnóstico

Cabe aclarar que aunque existen argumentos que no se contraponen, no hubo consenso al respecto de la legalización de las drogas como una demanda que pueda servirnos dentro de la lucha contra la militarización, por lo cual se derivaron dos posiciones a favor y en contra de la legalización de drogas.

Los argumentos a favor de la legalización de las drogas fueron:

  • La legalización combate el principal argumento con que el Estado sostiene el proceso de militarización que nuestro país vive, donde la prohibición sirve para criminalizar a los estratos más empobrecidos y es utilizada para incriminar la protesta social

  • La legalización atenta contra las ganancias del narcotráfico y los capitalistas así como contra los lazos de corrupción del Estado, puesto que es a través de la ilegalidad que esta mercancía adquiere su valor magnificado.

  • La prohibición restringe las libertades democráticas, desde el derecho a decidir sobre nuestras propias vidas hasta la restricción de derechos que la lucha militarizada implica.

  • La criminalización del consumo y prohibición de las drogas implica la criminalización social, en donde los sectores más pauperizados y oprimidos son el blanco de esta acusación.

  • Durante el sexenio de Felipe Calderón, con el pretexto del combate a las drogas se ha dado un incremento en los feminicidios, los asesinatos a manos de narcotraficantes y la militarización.

  • No pronunciarse por la legalización deja en el desamparo a miles de jóvenes que son detenidos y encarcelados por portación o consumo de drogas, ya que omite la lucha contra la criminalización y la penalización de las drogas.

Por lo cual, los que sostiene esta postura, consideran que cualquier valoración sobre los efectos nocivos que puedan tener las drogas debe ser atendida como un problema sanitario y no como un problema de seguridad, por medio de instituciones públicas que brinden atención laica y científica a los adictos.

La posición a favor de la legalización se basa en argumentos políticos y es independiente de cualquier valoración positiva sobre las drogas.

No consideran que esta demanda distraiga de la lucha central contra la militarización sino que es una necesidad para atacar la lógica con la cual se despliega la supuesta guerra contra el narcotráfico.

Los argumentos en contra de la legalización fueron:

  • La militarización no es por la guerra contra el narco, este es solo un pretexto para el control social, la intervención militar extranjera y la apropiación de recursos estratégicos, en conclusión es para evitar un estallido social

  • La legalización no implica el cese de la violencia por parte del Estado.

  • El Estado utiliza las drogas para la desmovilización de la lucha política y como medio de enajenación y criminalización de las capas más desposeídas, por eso se pronuncian en contra de la producción, comercialización y uso de drogas.

  • No representa un golpe para las ganancias sino que se encontraran nuevos mecanismos que mantendrán este mercado de especulación y libre comercio.

  • La consiga de la legalización es distractora de los verdaderos problemas que el Estado mismo ha generado.

  • La legalización no garantiza una lucha por verdaderas alternativas educativas, laborales, culturales, ambientales y de rehabilitación.

  • La consigna de la no legalización no implica una criminalización de los consumidores de drogas sino que se intenta promover políticas de rehabilitación y programas sociales para su combate, que emerjan de la propia clase trabajadora siendo que el Estado no lo puede garantizarlos.

Por lo cual, los que sostiene esta postura, consideran que la legalización no implica la conquista de los derechos democráticos individuales ya que en el capitalismo ya están coartados.

II. Demandas y ejes

  • No a la criminalización del consumidor de drogas

  • El problema del consumo de drogas es un problema de salud no de seguridad, el Estado debe de garantizar su solución por medio de programas de salud y de educación, financiándola este y brindándolos las organizaciones

  • El Estado no pueda detener ni perseguir a alguien por consumir drogas

  • La guerra contra el narco es una farsa, no es en contra de las drogas.

  • Avanzar en la crítica a al mercado de las drogas

Referente de lucha contra la militarización

Partiendo de la necesidad de organizarnos más allá de los pequeños grupos y crecer más allá de los diferentes nombres, de la necesidad de llamar a un movimiento contra la militarización, se hizo el llamado a construir un espacio mayor de articulación, con autonomía regional, respeto a las diferentes tácticas, pero todos identificados en el mismo referente.

De ahí que los participantes acordamos conformar la Coordinadora Nacional contra la Militarización (CONACOM), con los siguientes consensos generales:

Se trata de un espacio de lucha contra la militarización, de carácter nacional, con una política de frente y unidad de acción, cuyos ejes programáticos son aquellos emanados de las discusiones de este encuentro. En la coordinadora cada organización, referente, espacio organizativo o individuo y conservará su autonomía, comprometiéndose a respetar los acuerdos que surjan de este encuentro y las reuniones posteriores y a fortalecer las luchas locales de cada espacio organizativo.

Acciones y pendientes organizativos:

  • Se acordó generar una Comisión de Enlace que pueda dar continuidad a los tareas y discusiones próximas, así como mantener el enlace entre los asistentes al encuentro y los nuevos integrantes.
  • Esta comisión está integrada por un miembro de cada organización y los independientes y sesionará el domingo 11 de diciembre a las 11:00hrs. Chihuahua, 12:00 hrs D, vía Skype. En la zona metropolitana se insistió reunirse en vivo ese día para establecer el enlace con los del interior en el jardín Cibernético de la Biblioteca Central, C.U.
  • Difundir el balance y los acuerdos que surgieron de este encuentro
  • La conformación de las Comisiones de Prensa y Propaganda para la creación del boletín de difusión, página de internet y propaganda. El blog acordó realizarlo José de la LTS. Discutir sobre la cuenta de juareznoescuartel@gmail.com para la zona metropolitana.
  • Conformación de Comisión de Seguridad, que pueda poner en práctica y accionar la propuesta de red de comunicación que aportaron los compañeros de las Kaminatas.
  • Coordinar una acción mensual y una campaña unificada de difusión
  • Organización de un 2do Encuentro Nacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s