En torno a la represión de los estudiantes de Morelia, Michoacán

¡Vivan lxs estudiantes!

Por Lucio Rivera 1 mayo, 2012

La disputa por el futuro

“Movimiento estudiantil” son palabras que para muchos suenan ajenas, extrañas, raras, son palabras que cargan consigo viejas canciones y fotografías color sepia, que – dicen- ya han pasado de moda, son palabras que tienen su lugar únicamente en los recuerdos nostálgicos de una historia que ya se acabó, palabras con un sabor amargo, palabras arrugadas, hechas bola y aventadas a un rincón, para no volver jamás. Para Nosotrxs, los estudiantes, el “movimiento estudiantil” es algo más que simples palabras, más que simples “recuerdos”: pues poniendo en movimiento nuestras ideas y nuestras voluntades es como hemos podido y podemos defender lo que tenemos como estudiantes y conquistar lo que necesitamos y deseamos, dentro y fuera de las aulas.

Nuestra tradición de lucha, que va desde Córdoba en 1918, hasta la gran ola de movilizaciones estudiantiles y populares de la década de los sesentas y setentas, en Paris, en Praga, en Berkley, en Tokio, en México, es como un gran árbol con fuertes y profundas raíces, que hoy, como tantas veces en el pasado, está bajo amenaza:  la han querido derribar con miles de difamaciones, olvidos, tergiversaciones, nos han querido robar sus frutos los mismos enemigos de nuestras luchas, los mismos traidores. Pero no importa cuántas cosas se digan o se hagan por parte de los opresores, la dignidad de lxs estudiantes siempre vuelve a florecer, aun en los momentos más oscuros, como cuando el capitalismo proclamó su triunfo tras la caída de los estados burocráticos del llamado “socialismo realmente existente” y muchas voces de abajo, todavía confundidas, corearon el fin de los “viejos” movimientos, no solo estudiantiles.

Hoy, la crisis del capitalismo junto con las resistencias desencadenadas por los pueblos del mundo, han barrido, como hojas secas, con las proclamas del fin de la historia. Los sectores que tradicionalmente encabezaban las luchas revolucionarias, y que por años habían permanecido ocultos por la sombra del poder, hoy han vuelto a salir a las calles: los estudiantes no son la excepción. De hecho, su irrupción en la escena mundial ha sido estruendosa. La rebelión estudiantil y popular contra el gobierno en Chile, la huelga general de estudiantes contra el aumento de cuotas de Quebec, y las grandes movilizaciones en defensa de la educación pública en Colombia y Valencia y en tantos otros lugares: han sido nuevamente los movimientos estudiantiles, los que con su creatividad y energía, le recuerdan al estado que sus “hijos privilegiados”, no están dispuestos a aceptar la realidad presente de opresión ni tampoco el futuro de exclusión.

Ante la embestida global del capitalismo en contra de las instituciones educativas públicas, son los dignos estudiantes los que salen a hacer frente, a intentar detener la arrolladora agresión del capital con lo poco que tienen, con sus cuerpos, con sus libros; la consigna es “A defender la educación”. Pero ¿Qué es la educación? Esta pregunta, aparentemente sencilla, suscita las más diversas respuestas, desde las apologéticas, que ven en la educación la solución a los problemas sociales, hasta las simplistas, que la consideran sencillamente un proceso necesario para la construcción de “ciudadanos responsables” y punto. Lo que pasan por alto, voluntaria o accidentalmente, este tipo de respuestas, es el hecho de que la educación no es neutral, sino que ha sido y es un proceso dirigido e integrado al estado-capital, a través del cual la industria capitalista en sus distintas ramas se abastece de cuadros técnicos  medios, al mismo tiempo que el estado genera sus cuadros ideológicos y políticos.

¿Esto significa que dentro de la educación no existe espacio para la lucha revolucionaria? Todo lo contrario: el hecho de que la educación se haya configurado históricamente como una herramienta o un aparato para el “lavado de cerebros”, el control social y el funcionamiento de la economía capitalista implica un proceso en el que, al mismo tiempo, desde las instituciones educativas, escuelas y universidades, así como fuera de ellas, lxs de abajo han construido sus propios espacios de autonomía, en los que se perfilan nuevas formas de enseñar y de aprender, basadas en la crítica, en el respeto, en la libertad. Por eso, a pesar de que las demandas de distintos movimientos estudiantiles aparentemente estén centradas en el acceso a la educación burguesa para una mayor integración de los estudiantes al sistema capitalista, estos mismos movimientos han logrado incluso trascender el estrecho marco de las escuelas y universidades para plantear fuertes críticas al estado de cosas.

Lo anterior abre otra interrogante ¿Qué son los estudiantes? Desde hace décadas se ha intentado encontrar la respuesta en acalorados debates; unos, desde una posición dogmática (que por suerte encuentra cada vez menos eco) “clasifican” a los estudiantes, no sin cierto aire de desprecio, como pequeñoburgueses, mientras que otros, desde posiciones románticas, los consideran como el “sujeto revolucionario” preferido y por excelencia. Lo cierto es que por ser una condición pasajera (la mayoría de las veces…) y por provenir de todas las clases sociales, los estudiantes siempre escapan a definiciones precisas. Si consideramos lo dicho anteriormente sobre el carácter de la educación, podemos deducir que durante la breve existencia del estudiante como tal, este se prepara para integrarse a lo que llaman “mercado laboral”. En otras palabras, el estudiante se dedica a valorizar su fuerza de trabajo, para venderla como mercancía, como proletario, pero en mejores condiciones.

Ahora bien, la preparación tradicional de los estudiantes/futuros proletarios ha entrado en contradicción con el desarrollo actual del capitalismo: el incesante desarrollo de las fuerzas productivas gracias a los micro-procesadores y otras tecnologías de punta, ha logrado producir más mercancías que nunca con menos fuerza de trabajo humana, al mismo tiempo que la crisis de ganancia del capitalismo empuja a la privatización de la educación. Este proceso obra en dos sentidos, por un lado, la instrucción de los proletarios tiende a limitarse únicamente al aprendizaje técnico de las habilidades mínimas necesarias para obedecer las instrucciones y operar los mecanismos de las distintas ramas capitalistas, mientras que por el otro lado, las universidades burgueses privadas, exclusivas para los hijos de las elites, se encargan de monopolizar y legitimar ideológicamente los puestos directivos y de gerencia de las corporaciones y empresas.

En México, esta contradicción se ha expresado en la semi-privatización de gran parte de las universidades “autónomas” de los estados, en el desmantelamiento de proyectos educativos “alternos” como la UACM, en los progresivos ataques a las universidades “centrales” como la UNAM y el IPN, que representan todavía importantes bastiones de la legitimidad del estado, en la imposición de medidas policiacas en los centros de estudio, en la tecnificación de los planes de estudio, y en la proliferación de escuelas y universidades privadas “patito”. Ante esta situación que ha llevado a la educación burguesa a una profunda crisis, los estudiantes mexicanos resisten como pueden en medio de la guerra contra el pueblo y la criminalización de la protesta social, como en el caso del Coordinadora de Universitarios en Lucha (CUL) y las casas de estudiantes en Morelia, de la universidad nicolaita de Michoacán, que en respuesta a sus legitimas exigencias recibieron el diálogo de las granadas lacrimógenas por parte de las fuerzas represivas del gobierno municipal, estatal y federal, que mostraron el verdadero rostro de la dictadura con cerca de 200 estudiantes detenidos y brutalmente golpeados y torturados, más 300 estudiantes que se encuentran en calidad de desaparecidos, entre los cuales, se habla, de que hay por lo menos un muerto.

Del mismo modo, las heroicas luchas de los normalistas de Ayotzinapa (Guerrero) y Tripetío (Michoacán), en defensa del normalismo rural, que tienen ya una larga trayectoria de resistencia ante las intentonas del gobierno de desaparecer las Normales Rurales por representar un bastión del pensamiento y la acción revolucionaria, pues han sido cuna de grandes revolucionarios, como Lucio Cabañas, nos enseñan que los estudiantes que no somos ni queremos ser los hijos privilegiados del estado, sino los hijos e hijas del pueblo oprimido y explotado, no tenemos otro camino que avanzar hacia una nueva sociedad, si lo que queremos es transformar nuestro presente de opresión y conquistar un futuro de dignidad. Es necesario, pues, brindar toda la solidaridad y empezar a articular un gran movimiento nacional estudiantil y popular para levantar una verdadera defensa de nuestros intereses y de nuestra vida. A la educación no la salvará ninguna política pública, ninguna institución, ningún candidato: la salvaremos lxs de abajo, luchando por construir muchos mundos nuevos, en los que el aprendizaje y la enseñanza le sirvan a la humanidad y a la vida, y no al estado-capital.

N. del A. 
Para los compas que se enfrentan a la guerra y la criminalización en Michoacán: estamos con ustedes, no bajen sus banderas ¡Si la represión avanza, la solidaridad rebasa! No descansaremos hasta lograr la liberación de los 13 compas estudiantes detenidos por defender la educación.
¡No olvidamos! ¡Seguimos exigiendo justicia para los compas normalistas asesinados de Ayotzinapa y castigo a los culpables!

¡Seguimos exigiendo justicia para Regina Martínez y todxs lxs periodistas!
Ante la escalada represiva, cerremos filas, avancemos hacia la unidad del movimiento popular independiente.

Fuente: http://www.proyectoambulante.org/?p=19422

 

 

 

El estado de derecho al servicio de la oligarquía
Rafael Mendoza Castillo
Lunes 30 de Abril de 2012 • Enviar nota    • Imprimir
En nombre del orden, del “respeto y la reconciliación”, el gobierno de Fausto Vallejo Figueroa golpea y reprime a estudiantes nicolaitas. Ante las demandas estudiantiles se responde con toletes y gases, es decir, con el uso de la fuerza desproporcionada. Este hecho muestra que el orden es primero; el otro debe obedecer, aunque aquél no sea legítimo. Vivimos y sufrimos un poder político injusto y corrupto, porque el depositario del mismo se siente la fuente del poder. Que no se olvide que la sede del poder es el pueblo o comunidad política (art. 39 constitucional). Nos llevan hacia el estado de excepción para reprimir los movimientos sociales antisistémicos.

Es cierto, en teoría, que el estado de derecho se inventó para evitar la barbarie; poner un límite a las ambiciones del más fuerte, pero en la realidad ese estado de derecho protege la acumulación de capital en pocos y la propiedad privada. La represión contra los estudiantes niega el estado de derecho. Como bien dice Enrique Dussel: “En México, prácticamente no ha existido un ‘estado de derecho’ hasta el presente que goce de legitimidad suficiente; en la época colonial porque lo ejercían unilateralmente los españoles, durante el siglo XIX por la inestabilidad reinante y después de la Revolución por el corporativismo, que puede fácilmente declarar inocente al rico o al que tiene “relaciones” y deja que se pudra en la cárcel un indígena que se ha robado un pollo”.

La impunidad, la corrupción y la anomia constituyen, debido a condiciones históricas y sociales, que no naturales, antropológicas o inherentes a la naturaleza de los mexicanos, el cemento que sostiene a grupos políticos conservadores, a la oligarquía financiera, comercial e industrial, y al poder de dominación, de explotación, realmente existente.

De lo anterior se desprenden dos posturas frente a esa circunstancia. La primera considera a la impunidad, la corrupción y la anomia como cuestiones naturales, propias de la condición humana. Esta actitud paraliza la acción, la imaginación, la crítica de las gentes y las somete a un tiempo eterno, sin posibilidad de transformar la realidad.

La segunda postura frente al mundo ubica la trilogía mencionada como una construcción histórica, cultural y social, la cual debe ser transformada por voluntad humana, y plantea la posibilidad de producir opciones de futuro, distintas al orden de cosas existente. Esta última actitud se asume en un pensamiento crítico, disruptivo, ético, fundado en la ira y la rabia. Como bien dice Adolfo Gilly: “Que no nos vengan con que es el tiempo de la esperanza. Es ahora el tiempo de la ira y de la rabia. La esperanza invita a esperar, la ira a organizar. Después de la ira viene la esperanza”.

La corrupción, la impunidad y la anomia han exiliado de la política a la ética crítica, es decir, la acción pública, como contenido de lo político, se cambió por un pragmatismo sin principios históricos ni morales ni cívicos ni constitucionales, donde solamente importa el éxito personal o de mafias, y donde el poder es medio para que los pocos, los privilegiados del sistema de dominación acumulen riquezas exorbitantes. Estos comportamientos someten a humillación, sufrimiento y empobrecimiento a millones de personas.

El sistema político, el poder de dominación y su entramado institucional, cada día que pasa, se aproximan a una descomposición tal que pierden sus atributos fundamentales y los fines que los justifican, esto es, se corrompen porque lo político se les olvida, y solamente les queda la búsqueda de lo privado y el fortalecimiento de sus privilegios. El dinero es lo que importa y la dignidad se ausenta. Donde la dignidad no está presente, todo se puede intercambiar, todo se puede pactar (alianzas) con tal de continuar en el poder. No hacer alianzas cuando conviene, se intercambia por el aumento de precios en bienes y servicios (prianismo).

De lo anterior surgen algunas preguntas: ¿Dónde está la ley? ¿Dónde está el límite? ¿Dónde está la ética? ¿Dónde está la justificación de la acción política conforme a la razón? ¿Dónde está lo público? ¿Dónde está el respeto al otro, a su diferencia? ¿Dónde está lo solidario? ¿Dónde está la justicia? ¿Dónde está la igualdad? ¿Dónde está la paz? ¿Dónde está la seguridad? Todo ello no está presente en las relaciones sociales reales, sino que se colocan en lo formal, lo ficticio del discurso del poder (delirio de Felipe Calderón y de Salvador Jara Guerrero), para continuar engañando y mintiendo a la mayoría de la sociedad mexicana y a la comunidad nicolaita, respectivamente.

No cabe duda que el espectáculo político sustituye a la realidad. Lo más grave que sucede es que el espectáculo político de luz y sonido se convierte en pantalla para expulsar al pensamiento crítico y a la acción constituyente. La verdad no importa, lo que interesa es persuadir, convencer, ocultar y reprimir. Las instituciones se corrompen cuando a los que el pueblo delega el poder, creen que son la fuente del mismo. El estado de derecho se aplica cuando un estudiante quema vehículos oficiales y protesta en la calle, pero cuando un banquero se roba millones de pesos se le premia con un Fobaproa (IPAB). Es un estado de derecho faccioso, como siempre ha sido en el capitalismo depredador.

El sistema y su poder de dominación no vive ni existe para servirle a los excluidos, los marginados, los desiguales en todo, sino para servirle a la oligarquía, a los poderosos y a los satisfechos totalmente. En este caso la impunidad les permite colocarse por encima de la ley. Desregular para que el libre comercio permita la entrada a los monopolios y oligopolios en bienes y servicios. Este hecho permite comprender el porqué México tiene al hombre más rico del mundo (Carlos Slim) y con 70 millones de personas en pobreza multifuncional.

Un país o una nación donde no impera la ley y el estado de derecho como límite a la voracidad del más fuerte, del dueño de los medios de producción y del sistema político y sus instituciones, produce condiciones para desorganizar el tejido social y cultural (anomia), ya que la completud de los oligarcas o dominadores debilita, destruye creencias compartidas y representaciones comunes como la solidaridad, el sentido de comunidad y la diferencia. ¿Hasta cuándo? Otro mundo es posible.

Fuente: http://www.cambiodemichoacan.com.mx/editorial.php?id=6501

 

 

 

Radiografía de un poder estatal
Javier López Osorio
Martes 1 de Mayo de 2012 • Enviar nota    • Imprimir
La paradoja de la ingobernabilidad es que necesariamente pasa por un cuidado excesivo de una supuesta gobernabilidad. Es el uso desmedido de la fuerza coercitiva del Estado, violencia institucionalizada, para mantener sus relaciones de poder en detrimento de las mayorías que se ven sin interlocución formal, demandando atención a través de actos dentro de la lógica de la desobediencia civil, en cualquiera de sus expresiones.

No es ahora nuestra intención el atarnos a discutir si los métodos de protesta social sean o no correctas, que dependen mucho de quién lo emite, pero indiscutiblemente, y de ahí su importancia, la protesta es una respuesta a una falta de política de atención por parte de los detentadores de los medios que puedan destensar e incluso desactivar las manifestaciones de inconformidad social.

Más bien nos interesa analizar el comportamiento asumido por el gobierno estatal, ante las diferentes manifestaciones que se han producido en los últimos meses dentro de la propia lógica de presión ejercida ante el gobierno, para satisfacer demandas recurrentes de estos actores sociales, en el ámbito sectorial y que ven bloqueada su interlocución, en un estado de derecho por cierto, por la cerrazón de los espacios determinados para la política interna que actualmente podemos considerar errónea y que muchos problemas viene ocasionando al estado en su “gobernabilidad”.

Parece un juego perverso, de varias pistas, donde se asoma una estrategia de romper con todo aquello que ubican como herencia de las dos últimas administraciones. Hago énfasis en el hecho de que no necesariamente así lo sea, sino baste que ellos así lo perciban. Para ello han creado un escenario de escasez económica (y política podemos agregar), y una permanente exhibición de posibles culpables que alargan facciosamente ahora hasta diciembre, con la complacencia de una presencia “ciudadana” que ha llegado a extremos irrisorios. Lo cual intentan ocupar para maniobrar sobre la reestructuración de un poder descabezado, pero que no atinan a instaurarlo, y mientras tanto han soltado a los demonios ubicados a la derecha y extrema derecha del espectro de los poderes que hoy se recodifican en Michoacán.

Sólo es necesario echarle una mirada a la administración estatal para darnos cuenta de la parálisis ejecutiva en que se encuentran, al caos que se va creando en torno a las obligaciones y facultades que el gobierno, en genérico, ha dejado de ejercer. Hasta los más progobiernistas se quejan no sólo de la falta de espacios y del ostracismo en que se conducen las cabezas visibles del priísmo, sino de las fratricidas luchas de poder entre las diferentes expresiones de ese instituto político, que han dejado amplias zonas de poder acéfalas, que han sido ocupadas prestamente por un triunvirato: una mini clase política, los empresarios y la Iglesia.

El sueño dorado de los potentados locales se viene haciendo realidad en Michoacán, un desgobierno, en tanto la pérdida de su potestad, para dar paso a ese engendro, cuajado desde la etapa de incertidumbre postelectoral, que le apostó a Vallejo Figueroa por sus características personales que cada vez van siendo más claras. Es más el pacto de facto, que asume como pieza decorativa la figura de gobernador, en tanto cobertura formal de una operacionalidad en los grupos de poder económico (y político por lo mismo), para la realización y expansión de sus intereses asentados en la geografía michoacana.

Un grupo por cierto bastante arcaico, digamos, basado en la reproducción de esquemas paternalistas de apropiación de la riqueza, proteccionista y basado en la terciarización de la economía, con inversión constante y ganancias seguras (encarecimiento de servicios y explotación del trabajo asalariado), que poco arriesga en realidad, comparado con las ramas de la producción.

Ahora el turismo, la actividad inmobiliaria y el comercio son moneda de cambio en la actuación gubernamental, en su núcleo concéntrico llamado Morelia y cuya lógica discursiva mueve la acción represiva del Estado, intentando mantener en calma a sus cogobernantes que aplauden, sin descaro, toda criminalización de la protesta social.

La muestra desmesurada de fuerza para intentar doblegar a los estudiantes, a garrote limpio, demuestra la sinrazón de un poder omnímodo que le apuesta a la descomposición social y no al diálogo para solucionar los problemas que se presentan en el estado. No siendo el único caso, pues debemos recordar que a un tris estuvo de florecer la violencia contra los estudiantes de la Normal Rural Vasco de Quiroga, a no ser por la mesura demostrada por su dirigencia. O el caso de Cherán, que ha sido olvidado, bajo su sinrazón de intentar ahogar cualquier inconformidad social. Y Ostula relegado. O aún en oscuro plano la embestida que el Tribunal de Conciliación y Arbitraje (con su nuevo titular), viene realizando contra municipio de oposición al priísmo, con varias acciones de retención de participaciones, más allá de la propia Constitución, por la supuesta justificación de conflictos laborales, por ejemplo Ayuntamiento de Lázaro Cárdenas.

El triunvirato se apropia de Michoacán de manera grosera, dejando a su paso una serie de escenarios difícil de revertir, y un encono social explosivo que no deja espacios a la negociación, apostando a la violencia de Estado, como recurso institucional de acabar con toda manifestación política, incluso usurpando funciones de Ministerio Público y violando de manera flagrante los derechos humanos.

Los escenarios violentos no se acaban con balas, ni represión que producen una espiral de más violencia, se contienen con el diálogo verdadero y las salidas negociadas, en la práctica de la política como instrumento de gobierno. El canto de los tambores es una actitud guerrerista, de poco seso y mucho hígado.

Repensemos el futuro de nuestro estado, reflexionemos sobre las estrategias de convivencia social, plural y divergente. La crispación social, recordemos, sólo nos lleva a atmósferas de ingobernabilidad.

Fuente: http://www.cambiodemichoacan.com.mx/editorial.php?id=6513

 

 

Estación de paso
Son estudiantes… no cometen delitos
Raúl Mejía
Jueves 3 de Mayo de 2012 • Enviar nota    • Imprimir
Los trece preclaros estudiantes consignados por su (presunta) participación en el secuestro y quema de automóviles tendrán asistencia psicológica y asesoría legal en su conflicto con la ley. Ésa es una de las misiones coyunturales de la Universidad Michoacana, de acuerdo a lo expresado por Salvador Jara, el rector de esa institución: “Independientemente si son o no son estudiantes, tienen derecho a un juicio justo, pero si son estudiantes de la Universidad sí cuidaremos, no solamente que se les trate bien, sino que tengan un proceso y asesorarlos en lo posible”. O sea que cualquier otro sujeto en las mismas circunstancias pero sin ser alumno de esa Universidad, tendrá una justicia juarista, es decir nada de consideraciones: la ley a secas. Es lógico: una cosa es ser (presunto) delincuente sin filiación universitaria, sindical o revolucionaria y otra, simple ciudadano. Lo del buen trato ni hablar. Se lo merecen. Lo de la asistencia psicológica, también. A veces los jóvenes, en las actividades propias de esa edad en donde se cometen locuras y chistosadas, ¡se meten en cada problema! Hay que ayudarlos. La sociedad está de acuerdo.

Del “debido proceso” a esos muchachos saldrá la única verdad: la jurídica e inapelable verdad verdadera. Eventualmente, ésta demostrará que esos muchachos y sus amiguitos no secuestraron autos ni los incendiaron ni colapsaron la ciudad ni afectaron negocios ni cancelaron compromisos ni entorpecieron el paso de una ambulancia con un herido urgido de atención médica. Infundios de esa naturaleza merecen atención psicológica y la vigilancia del proceso que se les sigue. La sociedad está de acuerdo.

¿Cómo no estarlo si está en juego la libertad de expresión? Esa que garantiza a todo ciudadano salir a la calle a reclamar justicia y decir cuanto quiera con la única salvedad de no afectar los derechos de terceros. Eso dice la ley. Lo interesante del asunto es que, desde hace mucho tiempo, los únicos afectados son “los terceros”. Hasta donde alcanza la memoria, eso de afectar a “los terceros”, invariablemente ha beneficiado a “los primeros” y “los segundos”. De no ser así, no se utilizaría el mecanismo.

Cuando los de Antorcha Campesina, el SNTE, la CNTE, el STASPE, el PRI, el PRD, el PAN y cuanta sigla se le ocurra toman las calles y afectan a “los terceros”, lo hacen en nombre de una causa superior que debería ocupar el ánimo ciudadano. ¿Es importante que un tipo sea despojado de su autobús y deje de ganar dinero para su familia? ¿Es relevante que los hoteles dejen de rentar cuartos en temporadas especialmente relevantes? ¿Importa que una víctima de un accidente no reciba atención médica oportuna porque hay una manifestación?

No.

Lo que importa es el asunto que se traen “los primeros” y “los segundos”… y que se jodan “los terceros”. ¿Qué tipo de deficiencia mental tenemos los de la banda terciaria que no terminamos de entender que lo esencial es apoyar al sector educativo para impedir las medidas que intentan que la evaluación de los profesores sea una norma? ¿Quién le dijo a los señores del poder que deseamos mejorar la calidad del profesorado? Por qué no entendemos que es de interés nacional que se cierren las calles pidiendo aumento de sueldo del 100 por ciento cuando la inflación, los intereses bancarios y el Producto Interno Bruto es de un dígito. ¿Alguna vez comprenderemos que es fundamental ver a tres aspirantes a la Presidencia de la República en las plazas públicas prometiendo lo que no van a cumplir?

La decisión del gobierno de Fausto Vallejo de desalojar a “los estudiantes” y fincarles responsabilidades por hechos delictivos dividió a la sociedad y no es común que quienes apoyan las acciones emprendidas lo expresen de manera abierta. ¿Qué querían los sujetos hospedados en la casa del estudiante? ¿Algo que involucrara a la sociedad como para apoyarlos? De ser así (y no lo es) no se actuaría contra los eventuales apoyos civiles.

Si se tiene la patente de estudiante o se es parte de alguna sigla justiciera, se pueden cerrar los accesos a una ciudad (no pasa nada) o se puede acondicionar la calle como cancha de futbol para divertirse (mientras los líderes negocian los dividendos) teniendo a la ciudad como rehén. ¿No es conmovedor ver cómo los jovencitos se divierten mientras “el pueblo”, a quien invocan como soporte de sus movimientos, es agraviado?

“¡Fausto represor, fascista!” Es el epíteto normal, protocolario, de estos movimientos. No sé si el gesto de Salvador Jara, cuando se preocupa por los irreparables daños psicológicos que la prisión cause a los inocentes muchachos, hará que las fuerzas revolucionarias dejen de espetarle los mismos adjetivos que le dispensan al gobernador actual -que son los mismos que le endilgaron a Godoy, Cárdenas, Tinoco, Torres Manzo, Genovevo Figueroa etcétera ad nauseam. Lo documentado es el significativo apoyo que la acción gubernamental provocó en el “sector de los terceros”.

Menudearon las muestras de apoyo al gobierno. Seña del nivel de hartazgo de una parte significativa de la sociedad con relación al ejercicio de la libertad de expresión y sus efectos en quienes sólo sufren las consecuencias del abuso en el ejercicio de ese derecho. Ojalá el gobierno de Fausto Vallejo dé muestras de voluntad y compromiso con la ciudadanía: su gobierno está acotado por actos, omisiones y transas inconmensurables que tienen postrada a la entidad. La deuda ofensiva que cargamos todos (y sus consecuencias) deben tener responsables. Ese asunto sí incumbe “a los terceros”; no debe resolverse entre pares ni con ayuda psicológica y legal a quienes delinquieron.

En breve, los jóvenes aún detenidos en el penal de Mil Cumbres saldrán en libertad. Serán recibidos como héroes de una causa y víctimas de un sistema. De ahí a ser cooptados por algún partido sólo hay un paso. Terminarán dedicados a una de las actividades más redituables en México: preocuparse por el bienestar de los otros (aunque para ello es necesario preocuparse primero por el de ellos mismos).

Mañana, la semana próxima, en un mes, a lo largo del año, todo seguirá su curso normal: alguna sigla se asumirá como la representante del sentimiento de los primeros (o sea ellos mismos) y de los terceros (todos los demás). Los beneficios seguirán fluyendo. A eso le llaman política.

Si esto no se mesura, si no se asume con madurez y se piensa en las consecuencias (y lo digo solamente en referencia a “los primeros” y “los segundos”) las cosas pueden adquirir un talante sombrío.

http://www.cambiodemichoacan.com.mx/editorial.php?id=6520

 

 

Replica sobre las declaraciones de Fausto Vallejo Figueroa sobre el Movimiento Estudiantil de Michoacán

 

 

 

Saludos les enviamos la aclaración que hacemos como movimiento estudiantil de Michoacán sobre las declaraciones de Fausto Vallejo de que el EPR esta detras de nosotros, como tambien nos ha vinculado con la delincuencia organizada y de pertenecer a los mismos partidos politicos.

 

Morelia, Michoacán a 02 de mayo de 2012

 

A LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN

A LOS ORGANISMOS DEFENSORES DE DERECHOS HUMANOS

A LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN ALTERNATIVOS

A LAS ORGANIZACIONES DEMOCRATICAS E INDEPENDIENTES

AL PUEBLO EN GENERAL

 

Las organizaciones del movimiento popular-estudiantil en Michoacán hacemos referencia y exigimos el derecho de réplica sobre las declaraciones del Gobernador Fausto Vallejo Figueroa de que “grupos radicales como el EPR están detrás de las acciones emprendidas por estudiantes en Morelia”,  y al decir: “pues no sé, pero el EPR hizo un acto de manifestación en la ciudad de México y han surgido varios que se dicen apoyarlos (a los estudiantes) y que yo no dudo que tengan metidas las manos”.

Al respecto denunciamos que con estas declaraciones de Fausto Vallejo se pretende criminalizar la lucha que emprendemos los estudiantes en Morelia y las organizaciones campesinas, obreras, sindicales y profesionistas solidarios que defendemos unidos y organizados la autonomía universitaria, el derecho a la educación y que no se cierren las casas del estudiante; además mediante declaraciones falsas sin sustento se está preparando el terreno para detener y desaparecer a luchadores sociales miembros de las organizaciones, golpear y desaparecer definitivamente las casas del estudiante de Michoacán.

Como política de Estado se criminaliza nuestra lucha se nos juzga de vándalos, de delincuentes, revoltosos, violentos… cuando la violencia emerge principalmente del Estado para acallar por medio de la represión a todo aquel que se manifieste contra el régimen y sus políticas que tienen a nuestro pueblo en la absoluta miseria.

Cabe mencionar que las organizaciones del movimiento estudiantil-popular de Michoacán desde antaño ha exigido la presentación con vida de todos los detenidos desparecidos de ayer y hoy en el país incluyendo a Edmundo Reyes Amaya, Gabriel Alberto Cruz Sánchez miembros por el PDPR-EPR, y los más de 30 mil casos de desaparición forzada por motivos políticos y sociales que se han intensificado en la administración panista, así como también exigimos la libertad de todos los presos políticos y de conciencia del país.

El gobierno ha llevado a cabo una campaña de desprestigio y de criminalizar a todo el movimiento popular como política de Estado para después proceder con la represión mediante los cuerpos policiaco-militares y  paramilitares. No obstante al movimiento estudiantil-popular de Michoacán se nos ha ligado tanto con la la “delincuencia organizada” como a organizaciones armadas revolucionarias en este caso con el EPR, para así justificar el actuar de forma violenta con los cuerpos policiacos y cometer ejecuciones extrajudiciales, desaparición forzada, asesinatos masivos y selectivos contra el pueblo en lucha. Incluso se nos vincula de pertenecer hasta a los partidos políticos como el PRD.

Reiteramos que somos respetuosos de todas las formas de lucha, sin embargo en nuestro movimiento están organizaciones estudiantiles, campesinas, obreras, profesionistas progresistas, maestros democráticos, jubilados… todo aquel que defienda la educación pública, laica, científica, y gratuita que no es un privilegio de clase sino un derecho constitucional que tenemos todos los Mexicanos sean del estado que sea, por el simple hecho de ser mexicanos, las casas del estudiante son del pueblo y serán defendidas por el pueblo.

Una vez más denunciamos que a la violencia institucionalizada y sistematizada llevada a cabo por el Estado Mexicano justificada en la “guerra contra el narcotráfico” de la que van más de 60 mil víctimas, se suman los continuos crímenes de lesa humanidad contra luchadores sociales, defensores de derechos humanos, periodistas honestos, defensores de las tierras y los bosques, y todo aquel que denuncie y exija justicia ante los abusos y atropellos del Ejército y la Policía Federal contra el pueblo en general.

Advertimos que con la criminalización a nuestro movimiento el gobierno federal y estatal pretenden realizar ejecuciones extrajudiciales contra los estudiantes, a través de los grupos paramilitares, la Policía Federal, Estatal, Grupo de Operaciones Especiales GOE’S y el mismo ejército federal, así como seguir cometiendo desapariciones forzadas por motivos políticos, so pretexto del combate al “crimen organizado” como lo ha venido haciendo en otros estados del norte y sureste del país.

Responsabilizamos al gobierno federal, estatal y municipal y a empresarios y funcionarios que están pidiendo el desalojo de los estudiantes mediante los cuerpos represivos, de los crímenes que se cometan en Michoacán contra los estudiantes, luchadores sociales, defensores de derechos humanos, de ecologistas defensores de los bosques y de periodistas críticos y honestos.

 

¡ALTO A LA MILITARIZACIÓN!

¡ALTO AL TERRORISMO DE ESTADO!

¡PRESENTACIÓN CON VIDA DE TODOS LOS DETENIDOS DESAPARECIDOS POR MOTIVOS POLITICOS¡

¡LIBERTAR A TODOS LOS PRESOS POLITCOS Y DE CONCIENCIA!

 

FRATERNALMENTE:

 

CASA DE ESTUDIANTE LUCIO CABAÑAS BARRIENTOS

CASA DE ESTUDIANTE NICOLAITA

CASA DE ESTUDIANTE 2 DE OCTUBRE

CASA DE ESTUDIANTE ROSA LUXEMBURGO

CASA DE ESTUDIANTE AMÉRICA LIBRE

CASA DE ESTUDIANTE CHE GUEVARA

CASA DE ESTUDIANTE RESIDENTES UNIVERSITARIOS

CASA DE ESTUDIANTE VLADIMIR ILICH LENIN

FRENTE ESTUDIANTIL REVOLUCIONARIO

CASA JOVEN GUARDIA REVOLUCIONARIA

CASA REVOLUCIONARIA LENIN

LIGA ESTUDIANTIL LENINISTA

COLECTIVO ESTUDIANTIL PUREPECHA

CASA DEL ESTUDIANTE UTOPIA PUREPECHA

CASA DE ESTUDIANTE RICARDO FLORES MAGÓN FNLS

ESCUELA NORMAL RURAL “VASCO DE QUIROGA” DE TIRIPETIO

ESCUELA NORMAL SUPERIOR DE MICHOACÁN

ESCEULA NORMAL DE EDUCADORAS

ESCUELA NORMAL INDÍGENA DE MICHOACÁN

CREN PRESCOLAR DE ARTEAGA

CRENAM PRIMARIA Y TELESECUNDARIA DE ARTEAGA

MOVIMIENTO DE IZQUIERDA REVOLUCIONARIA MIR

FRENTE NACIONAL DE LUCHA POR EL SOCIALISMO FNLS

PARTIDO COMUNISTA DE MEXICO

SECCIÓN XVIII DEMOCRÁTICA

 

 

 

 

México, D.F a 28 de abril del 2012

 

 

A las organizaciones sociales,

a las casas de estudiantes,

a los compañeros universitarios,

al gobierno federal,a la sociedad en general:

 

 

Los estudiantes y moradores de las casas de estudiantes de la CUL (Coordiandora de Universitarios en Lucha), han jugado un papel fundamental en la defensa de la educación pública en el estado de Michoacán.

 

 

Es asi como en fechas Recientes los estudiantes aglutinados en el MAR (Movimiento de Aspirantes y Rechazados) y en la CUL, en exigencia de recursos para realizar la difusión de las casas de estudiantes, bloquearon avenidas y tomaron en su poder vehículos oficiales; ante las negativas del gobierno estatal los estudiantes organizados realizaron acciones de manifestacion y presion.

 

 

Ante la incapacidad de dialogo, el gobierno del estado de Michoacán alrededor de las 4:00 am irrumpio violentamente en las casas de estudiantes Nicolaita y 2 de Octubre para desalojarlas; dejando un saldo de cuando menos 200 compañeros detenidos, 6 hospitalizados de los cuales uno presenta fractura craneal, otro fracturas en los brazos y uno mas fracturas en las piernas, ademas de que al momento existe un numero indeterminado de desaparecidos.

 

 

En las utimas horas se ha reportado por parte de las casas y colectivos estudiantiles de la Universidad Michoacana de San Nicolas de Hidalgo que la casa Lucio Cabañas fue tomada e incendiada por elementos de la policia federal. Ademas, los moradores de otros espacios estudiantiles resisten en estos momentos a intentos de desalojo que lleva a cabo de manera violenta el gobierno estatal y federal, tanto en Morelia como en Uruapan.

 

 

Con sus acciones el gobierno facista michoacano muestra que ante la razón y la organización del pueblo solo le queda utilizar la fuerza para acallar a aquellos que no se alinean con su políticas.

 

 

Ante la incapacidad del gobierno del estado por dar una solución dialogada al conflicto, el gobierno del priista Fausto Vallejo aprovecha cínicamente la oportunidad para desmantelar un proyecto educativo que por años ha brindado la oportunidad a los jovenes que el estado rechaza.

 

 

En estos momentos y sobre todo en un estado como Michoacán, azotado desde hace años por la delincuencia organizada, el gobierno priista opta por reducir las oportunidades de miles de jovenes que necesitan de las casas estudiantiles y arrojarlos a la precariedad o buscar una forma, cualquiera de sobrevivir.

 

 

Ante esto las organizaciones e individuos abajo firmantes que condenamos las acciones del gobierno michoacano.

 

 

EXIGIMOS:

 

– CESE AL HOSTIGAMIENTO DE LOS COMPAÑEROS QUE PARTICIPAN EN EL MOVIMIENTO DE ASPIRANTES RECHAZADOS (MAR) Y EN LA COORDINADORA DE UNIVERSITARIOS EN LUCHA (CUL)

-LIBERACIÓN INMEDIATA DE LOS COMPAÑEROS DETENIDOS.

-PRESENTACIÓN DE TODOS LOS DESAPARECIDOS

-RESTITUCIÓN DE LAS CASAS DE ESTUDIANTES DESALOJADAS.

-RECONOCIMIENTO DE LAS CASAS DEL ESTUDIANTE QUE EXISTEN A LO LARGO DEL PAÍS.

 

EXPRESAMOS:

– APOYO TOTAL A LAS CASAS DEL ESTUDIANTE EN LUCHA.

-SOLIDARIDAD CON EL MOVIMIENTO ESTUDIANTIL EN MICHOACÁN.

-SOLIDARIDAD CON LOS COMPAÑEROS AGREDIDOS.

-QUE NI CON TANQUES NI METRALLAS LAS CASAS NO SE CALLAN

 

 

¡PORLA DEFENSA DE LA EDUCACIÓN PUBLICA, CIENTIFICA Y POPULAR!

¡NI UN PASO ATRAS!

 

 

Asamblea Universtaria Academica, Bloque Rojo, Conciencia Rebelde,  Contracultura,Escarlata Revoltosa, COCYP CHIAPAS-MÉXICO ,Frente Feminista de Lucha Organizado, Frente Popular ” Ricardo Flores Magón” Ixtapa-Chiapas-México, Grupo anarcocomunista, Honorable Casa Nacional del Estudiante, Juventud libertaria, komuna 23, Liga de Lucha Libertaria, Partido Obrero Socialista, Reunion de los Diversos Trabajos Autonomos, Resistencia Estudiantil, Red Magisterial de Apoyo Popular Chiapas-México, Sector Nacional Obrero y de Trabajadores de la Ciudad, el Campo, el Mar y el Aire de la Otra Campaña. Coalición de Trabajadores Administrativos y Académicos del STUNAM. Frente Único Nacional de Trabajadores Activos Pensionados y Jubilados del IMSS. Sindicato Nacional de Trabajadores de UNIROYAL. Colectivo Acción Inteligente de Desempleados Estudiantes y Trabajadores. La Otra Huasteca-Totonacapan. Grupo Marxista Revolucionario. Dorados de Villa. Centro Autónomo de Capacitación y Formación Política de las y los Trabajadores de la Otra Campaña. Comunidad Autónoma Ollin Alexis Benhumea Hernández.

 

 

luis Bahena, Miguel Ángel Garcia, Eva Reyes, Carlos Vázquez Santillan, Nora Morales Lopez, Jose Mota Santibañes, Angelica Cedillo Gonzalez, Juan Torres de la Cruz, Perez Santaella Jorge, Veronica Gonzalez Flores, Lazaro Maye, Castillo Tlapa Frida, Jose Ulises Moreno, Cristian Salinas Santamaria, Mariana Monroy Soto, Fernando Pérez Flores, Alberto Ramon, Juan Salgado, Natalia Amado Sánchez, Sánchez Amado Sandra, Tavera Merida Jacinto, Bertha Leon, Tavera Merida Erick, Bernal San Miguel Carlos Ivan, MIguel Herrera Aldana, Ruth Herrera Aldana, Prof. Alejandro Castreju, Arnoldo Muñoz Flores, Juan Díaz Lopez, Vanessa Itzel Vázquez Sanchez, Miriam Aide Martinez, montserrat Caceres Olvera, Regina Hernandez Osuna, Alejandro Solis Martinez, Wendy Michelle Delgado Manterola, Edgar Cajero Yañez, Gabriela Toledo, Luis Ramirez Pacheco, Guadalupe Rivera S, Leonardo Cassiel, Victor del Angel, Mar Valdespino, Diana Delgadillo, Rodrigo Lara, Kevin Alcantara, Luis Rodrigo Ramirez, Yadira Felix Mendez, Jose Luis Cervantez Alvarado, Herctor Vázquez, Manuel Cisneros Levy, Diana Laura Mondragon Zuñiga, Rosa Laura Zuñiga Parra, Perla Dehena Marín, Hermelindo Garcia, silvano Roblero

 

 

El asalto a la Universidad Michoacana
Eduardo Nava Hernández
Jueves 3 de Mayo de 2012 • Enviar nota    • Imprimir
El 28 de abril de 2012 ya ha entrado al calendario de la Universidad Michoacana como una más de las fechas negras de su historia. Como el 14 de marzo de 1963 y el 8 de octubre de 1966, en que las instalaciones universitarias fueron ocupadas por el Ejército y cientos de universitarios fueron agredidos y conducidos a prisión.

Recuento sumario del día 28: 1) Las policías Federal y Estatal (GOE) penetran de madrugada a dos domicilios, las casas estudiantiles Nicolaita y 2 de Octubre, que son parte integrante de la UM, usando gases, chorros de agua, balas de goma y toletes; 2) no había flagrancia, pues en el momento en que algunos supuestos estudiantes cometieron delitos como la quema de vehículos no intervino la policía y ésta llegó horas después, cuando los hechos habían pasado; 3) allanan, puesto que no llevaban órdenes de cateo; 4) Realizan detenciones masivas sin órdenes de aprehensión, que remiten la memoria a 1963 y 1966, o a 1968; 5) por varias horas mantienen incomunicados a los detenidos y sin información a sus familiares y compañeros, pues seguramente las policías y el MP ni siquiera sabía a quiénes estaban deteniendo; 6) en la mañana, como a las 11:00 horas, la policía repite la dosis represiva en la casa Lucio Cabañas, agrede y golpea con toletes y hasta con bates de beisbol a los estudiantes, y realiza más detenciones; 7) hay saqueo y robo de pertenencias a los moradores y destrucción de otras, como colchones, cortinas, ventanas, etcétera; 8) franqueado por el secretario de Seguridad Pública y el secretario general de Gobierno, el rector Salvador Jara declara en rueda de prensa que no hubo violación a la autonomía universitaria, porque hay quién sabe qué tesis jurisprudencial de la SCJN a propósito del tema; 9) los medios de comunicación adictos al gobierno desatan una campaña de linchamiento no contra quienes pudieran haber cometido delitos, sino contra los albergues estudiantiles en su totalidad y contra todos sus moradores, campaña que se refleja también en las redes sociales.

Desde el 17 de marzo los miembros de la Coordinadora de Universitarios en Lucha habían solicitado al gobierno del estado recursos para salir a diversos municipios y comunidades a difundir la convocatoria para el ingreso a la Universidad. Hace algunos años la institución da por hecho que todos los alumnos de secundaria y bachilleratos de Michoacán tiene acceso fácil a internet, única vía por la que hoy se realizan los trámites de registro. La difusión de la convocatoria no es una tarea que realmente corresponda a la organización estudiantil; pero aun el secretario de la Universidad, Egberto Bedolla, reconoció (La Jornada Michoacán, 27 de abril) que anualmente el gobierno estatal ha venido apoyando en esa tarea a los estudiantes.

El 25 de abril el gobierno dio una respuesta negativa y la CUL decidió cerrar algunos tramos de la Avenida Madero de Morelia y retener diversos vehículos del gobierno. Al atardecer del 27, cuando las pláticas se habían restablecido y había visos de llegar a un acuerdo, dos de esas unidades fueron incendiadas por personas aún no identificadas, sin que la policía o los bomberos hicieran acto de presencia. La acción de la madrugada del 28, preparada en frío y como acción punitiva, no preventiva, no se dirigió a los responsables del incendio sino a los estudiantes habitantes de las casas en general.

En su inmensa torpeza (o inmensa debilidad, o ambas) el rector Jara no alcanza a percibir el alcance de su exculpación a las fuerzas del orden y viene a pretender justificar hechos que la historia ya ha juzgado. Las ocupaciones militares de 1963 y 1966 desembocaron, ambas, en la imposición a la Universidad de nuevos marcos legales y la deposición de los rectores, Elí de Gortari y Nicanor Gómez Reyes, respectivamente. Conforme a la nueva tesis jariana, aquellas invasiones militares no fueron tampoco atentatorias a la autonomía universitaria. Jara viene también a pretender desmentir al rector de la UNAM, Javier Barros Sierra, que el 31 de julio de 1968 convocó a un mitin contra la intervención en edificios de la institución y categórico afirmó: “Varios planteles de la Universidad Nacional Autónoma de México han sido ocupados por el Ejército. Durante casi 40 años la autonomía de nuestra institución no se había visto tan seriamente amenazada como ahora… Hoy más que nunca es necesario mantener una enérgica prudencia y fortalecer la unidad de los universitarios. Dentro de la ley, está el instrumento para hacer efectiva nuestra protesta. Hagámosla sin ceder a la provocación”.

El tema en cuestión no es de autonomía universitaria, aunque ésta esté desde luego implicada como un marco general. Se trata, sí, de graves violaciones a los derechos humanos y sus garantías, específicamente al artículo 16 de la Constitución de la República, por cuya violación deberían salir inmediatamente todos los estudiantes detenidos sin que mediara flagrancia, órdenes de cateo o de aprehensión, averiguaciones previas ni denuncia específica en su contra, y de los cuales trece han sido ya consignados a los jueces.

Si hay delitos qué perseguir, en este caso el incendio en la vía pública de dos vehículos del gobierno del estado, ello no autoriza en ningún sentido al gobierno mismo a violentar las garantías individuales para perseguirlos. Mucho menos a realizar redadas nocturnas o asaltos contra instalaciones universitarias. Ni a la opinión pública a satanizar a los estudiantes que habitan los albergues universitarios, pobres todos ellos de condición y sujetos a la reglamentación universitaria.

Pero lo más riesgoso para la sociedad como conjunto, además de la ruptura de la legalidad por el Estado, es la justificación que éste esgrime y que una parte no despreciable de aquélla asume. No hay gobernante, lo sabemos, que no haya invocado la legalidad y el orden para legitimar sus acciones represivas; en este caso, empero, el gobernador Fausto Vallejo encabeza el linchamiento al señalar, cual sheriff de Arizona, que muchos de los moradores de las casas provienen de otras entidades y “quitan oportunidades” de estudiar a los michoacanos. Más temerariamente aún, ha señalado, sin aportar pruebas, que un grupo guerrillero está detrás de las acciones estudiantiles. Una parte de la opinión pública, difícil de cuantificar pero sin duda considerable, participa aplaudiendo las violaciones del Estado y postrándose ante el látigo que puede después volverse contra ella. Un acontecimiento de represión como éste nos permite apreciar en blanco y negro -después de dos décadas de existencia de las comisiones de Derechos Humanos y muchos más años de trabajo de organismos de defensores varios- las escasa y lábil cultura de respeto a la legalidad y garantías, y ver a trasluz, como en la clásica película de Ingmar Bergman, cómo dentro del huevo de la serpiente crece dentro de la sociedad el monstruo del autoritarismo que históricamente convalidó al nazismo y a otras dictaduras con sus crímenes. Hoy, liberar a los estudiantes nicolaitas ilegalmente aprehendidos y consignados, y a los que se arrancaron declaraciones mediante tortura y en ausencia de defensores es el primer paso, apenas el primero de lo mucho que en materia de una cultura de apego a la legalidad y respeto a esos derechos falta por hacer.

http://www.cambiodemichoacan.com.mx/editorial.php?id=6519

 

Hay políticos y empresarios que como `perros domesticados´ se van contra los jóvenes de la CUL
Redacción
Jueves 3 de Mayo de 2012 • Enviar nota    • Imprimir
Morelia, Michoacán.- Al considerar que se debe defender las casas de estudiantes y repudiar que se use la fuerza pública en donde la palabra debe prevalecer, el director del Centro Didáctico de la Universidad Michoacano de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), Luis Chávez Díaz Barriga se pronunció por privilegiar la dignidad universitaria.

Al participar en Cambio en el Debate, en esta ocasión conducido por Leopoldo Chassin Ramírez con el tema conflicto estudiantil, el catedrático refirió “no es curioso que grupos de egresados de la universidad que están posicionados y vinculados a los grupos de empresarios o políticos se dejan ir como `perros domesticados´, en contra de los alumnos que legítimamente están cumpliendo con nuestro máximo ordenamiento jurídico que es la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos”.

Díaz Barriga indicó que a su consideración, quienes argumentan defender la ley, están demostrando lo que desde la universidad es irracional, porque al uso de la fuerza se llega cuando no te asiste la razón.

Escuche la entrevista completa a través de http://www.youtube.com/Cambioenlinea.

http://www.cambiodemichoacan.com.mx/vernota.php?id=173511

 

 

Comunicado de estudiantes de Guerrero ante la represión a los compañeros moradores de casas de estudiantes nicolaitas

Enviado por Corresponsal In… (no verificado) en Lun, 04/30/2012 – 21:36

Ante la represión en contra de compañeros moradores de las casas de estudiantes Lucio Cabañas Barrientos, Nicolaita y 2 de octubre de la Universidad Michoacana de San Nicolas de Hidalgo en la ciudad de Morelia, Michoacán, que fueron allanadas la madrugada de este sábado 28 de abril por elementos policiacos estatales y federales haciendo uso excesivo de la violencia que ha dado como resultado más de 200 compañeros detenidos (1) y 300 desaparecidos, según datos de la Coordinadora de Universitarios en Lucha (2); nos pronunciamos en contra de la represión qeu han sufrido los compañeros nicolaitas, que no es sino la continuación de las políticas represivas de los gobiernos estatales y federal en contra de los reductos que oponen resistencia a las políticas neoliberales, que pretenden privatizar la Universidad Pública como lo han hecho en otros países latinoamericanos como Colombia y Chile.

Ya había dado algunas pistas el gobernador del estado de Michoacán, del carácter que tendría su gobierno respecto a los estudiantes con el sitio a la Normal Rural de Tiripetío en marzo de este mismo año y en el estado de Guerrero, el asesinato de 2 estudiantes el 12 de diciembre de 2011 a manos de elementos policiacos.

Los compañeros nicolaitas exigían transporte y recursos para hacer difusión de la oferta educativa de la UMSNH, ésta y otras demandas del movimiento estudiantil a nivel nacional son totalmente legitimas, si consideramos que la Educación debe ser pública, laíca y gratuita y la oportuna difusión de la oferta educativa de nuestras Universidades Públicas es la única oportunidad y el camino que muchos jóvenes de escasos recursos tienen para poder seguir sus estudios.

Por lo antes referido nos solidarizamos con los compañeros de la UMSNH y demandamos:

-Respeto a los Derechos Humanos de los presos políticos.

-Fortalecimiento y apoyo total a las casas del estudiante nicolaitas.

-Respeto a la Educación Pública, Laica, Gratuita y Crítica.

-¡No al avance de las políticas neoliberales en el sector educativo!

Consejo Estudiantil de la Unidad Académica de Filosofía y Letras-Universidad Autónoma de Guerrero.

Chilpancingo de los Bravo, Guerrero. 28 de abril de 2012.

http://www.megafono.lunasexta.org/node/193

 

 

A LOS ESTUDIANTES
A LAS COMUNIDADES
A LOS COLECTIVOS
A LAS ORGANIZACIONES EN LUCHA
AL PUEBLO DE MÉXICO

Ante los últimos acontecimientos suscitados en la ciudad de Morelia, donde fueron brutalmente reprimidos los estudiantes moradores de las casas de la coordinadora de universitarios en lucha(C.U.L.), por parte del mal gobierno estatal represor que encabeza Fausto Vallejo Figueroa en complicidad con las fuerzas federales representadas por la política fallida de Felipe calderón, que por el carácter con que cuentan de ineptos y sedientos de sangre del pueblo mexicano, no cuentan con la tolerancia, mucho menos saben anteponer el dialogo como recurso para solucionar la problemática; porque es hablando y no matándonos como encontraremos soluciones al pueblo Michoacán, decía Melchor Ocampo.

Hoy ni nunca se justifican acciones represivas de las que fueron objeto los estudiantes de la (CUL) que no conforme con asesinar, golpear física y mentalmente, quema de los inmuebles históricos y considerados patrimonio de la humanidad, roba sus herramientas de trabajo, libros, cuadernos, calculadoras, computadoras, indumentarias, artículos de aseo personal, dejándolos en el absoluto desamparo y por si fuera poco violentando la autonomía universitaria.

Por todo lo antes expuesto, la COMUNIDAD INDÍGENA DE SAN FRANCISCO CHERAN, hace responsable de la prepotencia y represión que sufrieron los moradores de las casas del estudiante de la (CUL) y de las consecuencias que esto pueda tener al gobierno de Michoacán encabezado por FAUSTO VALLEJO FIGUEROA y al gobierno federal encabezado por FELIPE CALDERÓN HINOJOSA, por ejercer una política de exterminio contra lideres sociales y representantes estudiantiles, obreros, magisteriales, campesinos, y de comuneros indígenas.
Por todo esto:

La comunidad indígena de san francisco Cherán exige:

– La renuncia de JESUS REYNA GARCIA de la secretaria de gobierno del estado de Michoacán de Ocampo.
– La renuncia de Álvarez de la secretaria de seguridad publica del estado de Michoacán de Ocampo.
– La renuncia del rector SALVADOR JARA GUERRERO, por contravenir los principios fundamentales de la universidad pública (permitir se violentara la autonomía universitaria por el estado).
– La libertad inmediata a los estudiantes encarcelados.
– Libertad inmediata del comunero estudiante FRANCISCO JAVIER DURAN GARCIA, de 21 años de edad. Adscrito a la facultad de ingeniería civil en curso del octavo semestre. Morador de la casa nicolaita.
– derecho a la libertad de manifestación.
– Restablecimiento de los albergues (casas del estudiantes destrozadas e incendiadas por el grupo de operaciones especiales).
– Reparación de los daños físicos y psicológicos de los estudiantes moradores de las casas de la (CUL).

APOYO TOTAL A NUESTROS HERMANOS ESTUDIANTES.

CHERÁN, K’ERI.

http://www.purhepecha.com.mx/comunicado-de-cheran-michoacan-ante-la-represion-estudiantil-en-la-umsnh-por-parte-del-gobierno-de-fausto-vallejo-f-vf33-vt2787.html

Carta de apoyo a las casas del estudiante en Michoacán

abril 28th, 2012  |  Published in Artículos  |  4 Comments

AL PUEBLO DE MICHOACÁN
AL PUEBLO DE MÉXICO
A LOS PUEBLOS DEL MUNDO

En la madrugada de hoy, el gobierno del Estado de Michoacán desplegó una amplia acción policiaca contra las casas del estudiante pertenecientes a la Universidad Michoacana. Sin entablar dialogo y con lujo de violencia los elementos policiacos ingresaron a la Casa de Estudiante Nicolaita, la Casa de Estudiantes 2 de Octubre y la Casa del Estudiantes Lucio Cabañas, privando de su libertad a más de 500 estudiantes sin conocerse el paradero de por lo menos 300. Fueron heridos decenas de jóvenes, uno de ellos de gravedad del cual se desconoce su paradero. Durante este operativo por demás injustificado, se utilizó de forma excesiva la fuerza, empleando gases lacrimógenos, balas de goma y tanquetas de agua. Se ha documentado que las fuerzas policiacas quemaron colchones, que existió robo de pertenencias personales de estudiantes como celulares, computadoras y dinero.

Los abajo firmantes, miembros de la sociedad civil, organizaciones, colectivos, casas de estudiantes, intelectuales, sindicatos y organizaciones políticas, manifestamos nuestra inconformidad y descontento con el operativo realizado a primeras horas de la madrugada contra los mencionados estudiantes, organizados en la Coordinadora de Universitarios en Lucha (CUL), sin que mediara flagrancia ni órdenes de aprehensión o de cateo.

No se puede implantar el orden con más desorden; por demás, el actual gobierno estatal ha demostrado su vena represiva. Por ello, exigimos la libertad inmediata de los estudiantes presos y la presentación con vida de los estudiantes desaparecidos.

Exigimos también que el rector de la Universidad, Dr. Salvador Jara Guerrero, se pronuncie en defensa de la autonomía universitaria y contra el allanamiento de sus albergues estudiantiles. Exigimos que se resarza el daño realizado al patrimonio universitario en estos operativos.

Invitamos a la sociedad civil a hacer conciencia sobre la importancia de los albergues estudiantiles, los cuales, son lugares de asistencia para jóvenes de escasos recursos que cursan estudios de nivel medio y superior dentro de las aulas de nuestra máxima casa de Estudios. Los servicios que en ellas se brinda son: a) hospedaje; b) alimentación; c) biblioteca y centro de cómputo; d) servicios de luz, agua, gas; y f) condonación de pagos a la universidad.

¡En defensa de los albergues estudiantiles y la educación pública!
¡Contra los abusos policiacos y por un orden de garantías a los ciudadanos y a las instituciones educativas!

Atentamente
Morelia Michoacán a 28 de abril de 2012
Organizaciones
Organización de Normales Oficiales del Estado, Frente Nacional de Lucha por el Socialismo, Frente Popular Revolucionario, Sección XVIII del Magisterio Democrático, Sindicato Único de Empleados de la Universidad Michoacana, Partido Comunista de México, Movimiento de Izquierda Revolucionaria, Liga Estudiantil Leninista 27 de mayo, Casa del Estudiante: Josefa Ortiz de Domínguez, Casa Che Guevara, Casa Efrén Capiz, Casa Utopía Purhépecha, Colectivo Purhépecha, Joven Guardia.

Académicos e Intelectuales
Efraín Acosta Mía, José María Gerardo Carmona Rocha,

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s