ENDI: Militarización y Violencia / Intervención Norteamericana e Iniciativa Mérida

I. Balance y Diagnóstico

La supuesta “Guerra contra el Narcotráfico”, una guerra que no pedimos, es una punta de lanza del intervencionismo norteamericano, como parte de la imposición del modelo neoliberal y el endurecimiento en la política exterior en términos militares del imperialismo norteamericano ante la profunda crisis global. La reformas a la Constitución buscan penetrar todo el país. Profundizan más la semicolonialidad, privatizando el sector energético, el ISSSTE, las reformas laborales y la ACE, así como el sector energético y de los hidrocarburos, expreo en Plan México, la ASPAN, el Plan Puebla Panamá, la Inciativa Mérida, lo cual sintetiza la entrega total: económica, política, militar y cultural de México, dejando a México como la principal semicolonia de EU.

Se busca militarizar institucionalmente la vida social y hacer uso de las fuerzas armadas como principal instrumento para imponer políticas antipopulares, intentando rescatar el modelo neoliberal y monopolizar las ganancias que generan las drogas y el tráfico de armas. Bajo el pretexto del combate a la delincuencia organizada y la anulación de un supuesto enemigo interno, se ha enarbolado una estrategia mediática a través de campañas que alaban el papel de la policía y el ejército, que justifica la implementación de las fuerzas armadas como una medida de “defensa de la sociedad”, que incluso podría favorecer en la opinión pública la necesidad del apoyo del ejército norteamericano en el combate contra el narcotráfico.

La militarización en términos institucionales incluye la creación de cuerpos policiacos semimilitarizados y de elite como la policía federal y la ministerial, la militarización de las policías municipales, la implementación de las Operaciones Conjuntas, además de un proceso avanzado de paramilitarismo más difícil de identificar, que permite al gobierno violar de manera vealada los derechos humanos sin tener cierto costo político, es decir, sin disminuir su grado de legitimidad ante la sociedad.

La militarización justificada por la supuesta “Guerra contra el narcotráfico”, avalada sin mayores críticas por toda la clase política de este país y la burguesía, ha traído onerosas consecuencias y se expresa como la suspensión de las garantías y derechos de la población. Los principales muertos son de las clases populares, van más de 50 mil. La tasa de homicidios dolosos aumentó hasta en 11% en tres años en Chihuahua. En esta guerra suman más de 60 mil muertos, 25 mil desaparecidos y alrededor de 100 desplazados, aumento de feminicidios y juvenicidios.

Se trata asimismo de dos tipos de violencia: la primera que se ejerce contra la burguesía y pequeña burguesía por medio de secuestros y cobros de plazas y seguridad, y la segunda la violencia que se ejerce contra los oprimidos y los explotados por medio de las ejecuciones, lo cual da elementos para pensar en una limpieza social, una guerra de baja intensidad que a fuerza de aniquilar al enemigo interno expone al sector de la población más precarizado y los sectores más vulnerables, como son los jóvenes, los obreros y migrantes, y entre estos particularmente las mujeres.

Los fortalecidos de esta guerra son el ejército y las policías militarizadas, que han recibido aumentos salariales, seguridad social y apoyos en general, y el narcotráfico que se expresa en el aumento del precio de las drogas en EU. En este sentido, no existen elementos para hablar que existe una guerra contra los carteles del narcotráfico ya que por la vía de la hechos a los grandes capos no se les ha tocado, y las prácticas de tipo delincuencial desde las altas esferas del gobierno, los criminales de “cuello blanco”, siguen intactos.

En este sentido la supuesta guerra contra el narcotráfico, implica toda una serie de consecuencias de la militarización en términos de limpieza social, contrainsurgencia, control y aterrorización de la población, que ha encontrado en la “Guerra contra el narcotráfico” su normalizacion por parte de la población.

Como consecuencia, se muestra la necesidad de avanzar en la caracterización del estado: se trate de un estado fascista, terrorista, bonapartista, contrainsrgente, narcoestado —lo cual habría que seguir discutiendo—, el consenso apunta a un rechazo a la militarización como estrategia de seguridad, la ofensiva neoliberal y subordinación a EUA, y apunta a repensar la caracterización de México como Estado Fallido, en tanto que esto puede justificar una intervención, e implica una contradicción con la ofensiva puntual y organizada del estado, la implementación misma de la “Guerra contra el narcotráfico” y el consenso obtenido por parte de la población, ocasionado en buena parte por la complicidad de la clase política, la alta burguesía y los medios de comunicación oficiales.

II. Demandas y ejes:

  • Desmilitarización y paramilitarización del país: regreso de los militares a los cuarteles, desmilitarización de las policías, disolución de grupos paramilitares

  • Disolución de las Operaciones Conjuntas y Policías militarizadas (PF y Policía Ministerial)

  • Eliminación del fuero militar, fuero de guerra

  • No a la Intervención Norteamericana

  • Exigir la cancelación de TLC, ASPAN-Plan Puebla-Panamá, Comando Norte, Plan México, Iniciativa Mérida, cuyo complemento bélico es la militarización.

  • Expulsión de los agentes extranjeros en México, como DEA, CIA, FBI, OBI

III. Acciones

  • Campaña de concientización, propaganda para deslegitimar la política de militarización, de denuncia permanente, por medio de campañas masivas culturales, coloquios y diversos métodos.

IV. Discusiones a continuar:

  • Caracterización del estado ( fallido, fascita, terrorista, bonapartista, narcoestado)

  • Avanzar en el análisis de cantidad de efectivos militares, el gasto en las fuerzas armadas, y la penetración del ejército en la esfera política

  • Presentación con vida de todos los desaparecidos

  • Atención a los más de 120 000 desplazados por la guerra

V. Propuestas a discutir más adelante:

  • Castigo a militares responsables de daños a víctimas

  • Recuperación de vida económica de los pueblos y ciudades abandonadas

  • Creación de un fondo nacional de los familiares de las víctimas

  • Formación de comités contra la militarización

  • Formación de grupos de autodefensa

  • Elaboración de una lista de criminales de guerra y violadores de los derechos humanos que incluyan a todos los jefes policiales y militares de las diversas ciudades que han violentado los derechos humanos

  • Juicio Político a Calderón

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ENDI: Militarización y Violencia / Intervención Norteamericana e Iniciativa Mérida

  1. Pingback: CONACOM: MOVILIZACIÓN DÍA INTERNACIONAL CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO / ACUERDOS Y RELATORÍAS DEL ENCUENTRO NACIONAL POR LA DESMILITARIZACIÓN « Zapateando

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s