Jalapa, Veracruz, 19 de septiembre

Llegamos a la ciudad de Jalapa Veracruz donde nos esperaban alrededor de 3,000 personas para movilizarnos. Organizaciones populares y campesinas, ciudadanos organizados en torno a la desaparición de algún familiar, jóvenes y estudiantes, cantamos en nuestro camino hacia el centro de Jalapa las consignas combativas antimilitaristas, entre las cuales surgió una nueva por la LSN “La ley de seguridad, impone la dictadura, permite el espionaje, el secuestro y la tortura”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Llegamos a una plaza llena para recibir la bienvenida del Colectivo por la Paz de Jalapa compuesto por intelectuales, estudiantes, académicos, investigadores, organizaciones ciudadanas y populares. Eugenia planteó que la caravana ha sido un gran esfuerzo que llena de esperanza. Ella, de origen chileno y luchadora en su antiguo país, también resaltó la necesidad de impulsar al solidaridad humana, latinoamericana también, de la cual la caravana es un ejemplo en el continente.

Ángel Pérez expuso el panorama en el estado de Veracruz. Del levantamiento zapatista del 94 al Estamos hasta la madre de Sicilia, para los organizadores, Veracruz se encontraba en la noche de la década. Fidel Herrera, antiguo gobernador, intentó recomponer al priísmo en decadencia por medio de la imposición de su sucesor Javier Duarte, lo que manifiesta la corrupción de la clase política.

En Veracruz se han perdido espacios de esparcimiento, se ha transformado la vida nocturna, instalanda un toque de queda en la práctica. La falta de medios de comunicación independientes delega toda la difusión a los medios oficiales. Se presentan casos impunes como el de Ernestina Ascencio en Zongolica, vejada por militares. El estado se ha convertido en un expulsor de mano de obra para el norte, a la vez que una zona en la cual se violan los derechos de los migrantes centroamericanos. En el año 2009 el gobierno criminalizó el derecho al aborto. Fidel Herrera dejó una crisis financiera, ambiental y económica que sentó las bases para que en el gobierno de Duarte se profundizara el modelo y con él la violencia por parte de sicarios, policías y fuerzas armadas, lo cual es la causa de un terror fundado en todos resultan sospechosos. El 90% de los casos llevados a la Procuraduría de Justicia del estado permanecen impunes. Por si fuera poco Javier Duarte está por aprobar una reforma al código penal para instaurar el presunto delito de “perturbación del orden público”. Como una antesala de lo que podría justificar tal modificación, Gilberto Bravo, acusado de terrorismo, se encuentra detenido y está por ser condenado a una sentencia larga y desmesurada.

En respuesta al recibimiento habló el actor Daniel Giménez Cacho. Dijo que habíamos llegado ahí vivos, pero cargados de muerte. Habló de que la carvana le había provocado angustia, miedo, llanto e indignación hacia un gobierno desigual operado por el crimen desorganizado, lo cual le colmaba de rabia. Para el actor, el objetivo del movimiento lo establecen las víctimas. Dijo que la trageida ahora resuena en los oídos de la autoridad y que ahora estamos esperando, que les hemos dado la oportunidad de mostrarse como un buen gobierno y demostrar que cuando quieren pueden. Si no pueden, es que no quieren, no quieren que México cambie porque pierden el poder que necesitan para mantener su red de corrupción.

Siguió Esther Hernández que comenzó citando el Libro de los susurros para iluminar la noche. Jalapa es un manantial de sangre, lágrimas, dolor y llanto por la guerra indigna, pero sigue siendo un manantial que nos une. Dijo que bebemos de esa fuente y con los muertos dan la bienvenida. Su hija Irene fue asesinado el 8 de julio de 2010 a seis balazos a los 26 años. Para ella la única forma de luchar era mantener viva la esperanza.

Le siguió Amada Puente quien tomó el papel de maestra de ceremonia. Llamó a vencer el miedo y a enfrentar al gobierno y al crimen organizado. Dio voz a Abraham Trejo de Sonora, padre de un niño de la Guardería ABC. Habló de la recién aprobada Ley de 5 de Junio que regula la protección y cuidado de los niños, aunque también resaltó que es necesario que además de la aprobación, que esto nunca más vuelva a suceder.

Habló Bárbara Ibarra cuya hija fue desaparecida. Denunció que la televisión estatal no difunde el caso de los desaparecidos, mientras los partidos políticos en las campañas electorales llenan la ciudad de rostros que no nos interesan. Pidió ayuda a la caravana porque el gobierno ha querido sobornarla. Está convencida de que se debe de pelear contra la impunidad.

Le siguió Anita Herrera de 78 años, madre de Gilberto Bravo, profesor detenido por el gobierno por el presunto delito de terrorismo. Llamó a que el MPJD retome el caso de su hijo. Habló de él, de su dedicación a su trabajo, de lo irracional de los cargos que le imputan. Ella dijo que a su edad no va a dejar de luchar por la liberación de su hijo y llamó a que Javier Duarte admita su error y lo libere. Al finalizar su participación, fue abrazada por Javier Sicilia, al abrigo de las consignas de Libertad, Libertad de los presentes.

Luego, Janeth Figueroa cuyo familiar fue asesinado el 17 de junio por el gobierno por ser un supuesto sicario. Mostró a foto de su familiar y habló de la integridad de su familia y su hermano Joaquín Figueroa Vázquez. Denunció asimismo que al interpelar a las autoridades por justicia sólo ha recibido amenazas o intentos de soborno, lo cual ha convertido su dolor en rabia. Magdalena Santiesteban, madre de Juán Joaquín, exigió justicia por el asesinato de su hijo, jugador de fut americano, que ha sido criminalizado por las autoridades.

Por su parte, un familiar de víctima del MPJD, Melchor Flores Landa, dio el testimonio de la desaparición de su hijo, el performancero estatuista conocido como el Vaquero Galáctico. Relató cómo Sicilia lo recibió como un hermano, con el abrazo y beso tan polémico que defendió como el geso de un padre hacia su hijo. Denunció la masacre del Casino Royal, responsabilizando también a las autoridades. Asimismo, Aracely Ramírez Salazar, quien se sumó a la caravana en Oaxaca, denunció la desaparición forzada de su hermano, Carlos René Ramírez Salazar, miembro del magisterio en la sección XXII y asesor de la dirigencia de la misma.  Finalmente, María Herrera denunció la desparición de sus hijos Gustavo y Luis Armando Trujillo Herrera, quienes trabajaban en la región y fueron desparecidos en el estado, por lo que solicitó a los presentes tener en cuenta su nombre y rostros y estar al tanto de su paradero.

Tomó luego la palabra Javier Sicilia para decirle a los presentes que son la seguridad, si nos dejan solos, la reserva moral, suceden cosas horribles. Advertió que perder el futuro para nuestros hijos, es perder el futuro del país. Insistió en abrazar y denunciar tanto a las víctimas estructurales de los agravios ancestrales, como las de esta guerra imbécil. Denunció enérgicamente la aprensión y criminalización de Gilberto, cuya sentencia es desproporcionada. Comparó el delito de “perturbación del orden público” que se pretende aprobar en el estado la semana entrante con el “crimen de sedición” del código penal contra el cual los jóvenes y luchadores del 68′ se pronunciaron y lucharon entonces. Exigió a las autoridades, a nombre de la caravana del MPJD y los ciudadanos, de la libertad y la democracia, la liberación de los presos, al gobernador Javier Duarte. Advirtió a las autoridades que las amenazas se combaten con democracia y no con la corrupción que hunde al país.

Después de que en la plaza retumbara nuevamente el grito de “Libertad”, y los organizadores dieran instrucciones a los caravaneros, los presentes solicitaron unas palabras a Julián Le Barón, a lo cual accedió. Habló de su caso personal, del asesinato de su hermano y su cuñado, lo cual dejó en su familia a 10 huérfanos, lo cual consideró como un crímen negro. Habló nuevamente sobre la resistencia, la autonomía pesonal y colectiva, apelando a desatarse de las cadenas sutiles, las dependencias de las que habló Solalinde en Palenque. Reprobó el aparato de coerción que agravia los problemas y hace corrupta a la economía. Insistió que no se trata de derrotar a los políticos, sino de repudiar sus acciones y resistir, así como se ha hecho en las caravanas y el MPJD.

Al concluir el acto, mientras los estudiantes de Jalapa denunciaban desde el templete las represalias y hostigamientos que han recibido por sus acciones y protestas por el alza y privatización de transportes, en el cual está implicado el Srto. de Transportes del Estado de Veracruz, quien tiene una empresa de transportes, algunos jóvenes del mobvimiento realizaron un performance para visibilizar a las víctimas de la guerra en el mural que habían preparado los organizadores de Xalapa. En este mural y sobre el concreto de la avenida, los presentes escribieron mensajes de paz, reflexiones y consignas, como un acto de denuncia y expresió en torno a la violencia.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s