Por un gran movimiento nacional por la desmilitarización del país, echemos abajo la Reforma a la Ley de Seguridad Nacional

Preparemos un gran movimiento nacional por la desmilitarización del país y echemos abajo la Reforma a la Ley de Seguridad Nacional

 

“El totalitarismo moderno puede ser definido como la instauración, por medio del estado de excepción, de una guerra civil legal, que permite la eliminación física no sólo de los adversarios políticos, sino de categorías enteras de ciudadanos que por cualquier razón no sean integrables en el sistema político”.

Giorgio Agamben, Estado de Excepción

 

Hace tres meses, con la impresionante movilización del Movimiento por Paz con Justicia y Dignidad (MPJD) encabezada por el poeta Javier Sicilia el día 8 de mayo ,se logró frenar el primer intento de aprobación de la Reforma a la Ley de Seguridad Nacional del gobierno federal; pero los representantes de los principales partidos en el Congreso —PAN, PRI, PRD, PVEM— no dejaron pasar la oportunidad de cerrar el último periodo ordinario con la aprobación de esta reforma “en lo general” .Lo cual implica un verdadero cambio cualitativo en la normalización de la violencia suscitada por la llamada “guerra contra el narcotráfico”.

 

Muy a pesar  del viaje   de la Caravana hacia Cd. Juárez, epicentro de la violencia, y  del   diálogo que sostuvo el MPJD en el Palacio de Chapultepec con los representantes del Ejecutivo, el Judicial y los legisladores, al conjunto del régimen no le importó el amplio descontento de la sociedad  ,   y  en estos momentos   está por aprobar en el Senado la minuta de una reforma —propuesta por Calderón  al congreso  — que legaliza un “estado de excepción” y profundiza la estrategia de militarización  en el   país. Estrategia   fallida a todas luces que ha causado una verdadera catástrofe nacional, dejando como únicos resultados  más de 45 mil muertos, 10 mil desaparecidos y 100 mil desplazados.

 

Esta reforma —como resultado de las presiones que Washington ejerce sobre México en materia de Seguridad— es un ataque a la ya degradada democracia en el país  ,   pues permite a las Fuerzas Armadas una intromisión sin precedentes en asuntos políticos, laborales y sociales, legaliza el espionaje, las detenciones y las desapariciones, bajo el pretexto de salvaguardar la “seguridad nacional” de un “enemigo interno” que, a la hora de dar nombre a los muertos, se demuestra que se trata de la misma población en su conjunto. Justo en el contexto  actual del país,   en el cuál se ha señalado que las víctimas pertenecen a diferentes identidades —mujeres, jóvenes y luchadores sociales—  diferentes   al margen de la categoría  de   “narcotraficante”  ;   justo cuando se ha  demostrado y   señalado la intromisión de los Estados Unidos en los asuntos de seguridad interna – escandalosa violación a la soberanía nacional— ,   los que detentan el poder  político   han hecho caso omiso de las protestas y observaciones  –  tanto nacionales como internacionales -,  de amplios sectores de la sociedad-, lo cual confirma  los verdaderos intereses de la llamada “guerra contra el narco”.

 

Ante la  manifiesta   sordera de este nuevo ataque,  sentimos el compromiso de   hacer un llamado de emergencia a nivel nacional para organizar un gran movimiento nacional por la desmilitarización del país que tenga como primer gran objetivo echar abajo la reforma. Este movimiento, lejos de depositar su confianza en el régimen —que hasta hoy ha reiterado su verdadero carácter anti-democrático—, debe confiar en que solamente la movilización independiente y combativa, la organización del descontento, nos permitirá frenar la guerra y resolver de raíz los problemas estructurales  del país   que nos tienen viviendo este infierno de muerte efímera  desencado   por la violencia  de la supuesta “guerra contra el narco”, asi como el mismo infierno, pero de una muerte lenta  que se nos propina   por la falta de oportunidades para sobrevivir.

 

Llamamos a los jóvenes, madres y padres, trabajador@s, víctimas de la guerra, campesinos, indígenas, intelectuales, trabajador@s de la cultura, maestros, organizados y no organizados, a los sindicatos, a las organizaciones de derechos humanos, a los frentes y pueblos en resistencia a emprender de forma unitaria esta lucha; a construir un Encuentro Nacional por la desmilitarización que nos permita conformar un referente y un plan nacional de lucha; un espacio en el cual todas y todos podamos luchar por un mejor lugar para vivir.

 !!Para acabar con esta guerra, la organización, es la solución!!

Coordinadora Metropolitana contra la Militarización y la Violencia

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s