MPJD: Por el arte y contra la violencia

Pronunciamiento

México D.F. 28 de agosto de 2011.- Hermanas y hermanos de Coyoacan: El Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad ha salido hoy a esta plaza, una plaza histórica y hermosa, para reivindicar la fraternidad que como ciudadanas y ciudadanas nos debemos en aras de reconstruir el tejido de nuestras comunidades.

¿Qué mejor lugar que este para demostrar que la recuperación de las plazas públicas para el arte y la convivencia, es una las maneras más efectivas de enfrentar el miedo y el terror en que esta guerra, que no es nuestra pero en la que hemos quedado atrapados, pretende sumirnos?

Venimos con ustedes para compartirles nuestra consternación por los miserables hechos sucedidos en Monterrey, que no hacen sino confirmar la emergencia nacional en la que vivimos. Solo el cinismo instalado en las más altas esferas de poder puede seguir insistiendo en que no estamos en guerra y, peor aún, en que su estrategia para terminar con la violencia es la adecuada.

Es necesario construir y mantener la paz, una paz auténtica y activa que no se base en estrategias mediáticas o a mediano plazo, que no se sustente en autoridades culpando a otras autoridades, ni en llamados ciegos a más violencia. Necesitamos una paz que impregne la vida cotidiana de la comunidad; los ciudadanos y ciudadanas merecemos una vida tranquila y debemos trabajar por ella y exigir a las autoridades cambios profundos.

Las autoridades deben dar una respuesta clara, firme y pronta a estos hechos y urge que cambien su enfoque de estrategia, lo que han hecho hasta ahora sólo a llevado al incremento de la violencia que claramente está en aumento. Es necesario que dicha respuesta sea trasparente y pueda ser verificada por la sociedad civil. Las autoridades no han demostrado tener la capacidad o el interés en reducir los niveles de violencia criminal, y en cambio, la violencia institucional sigue en aumento. Por eso la sociedad debe ejercer su poder democrático y vigilar de cerca a las autoridades de todos los niveles y todos los órdenes de gobierno.

Para enfrentar estos hechos las autoridades no requieren extralimitarse en sus funciones, ni necesitan más facultades que las que ya tienen. Tienen todo el marco legal necesario para investigar y responder institucionalmente a estas atrocidades sin que tenga que ejercerse más violencia, la violencia puede contenerse y reducirse sin violar la ley. México debe transformarse en un Estado democrático de derecho con políticas públicas bien diseñadas y ejecutadas que ayuden a reducir la violencia sin concentrarse, torpe y ciegamente, en operativos armados, en retenes, en arrestos ilegales, en violaciones a los derechos humanos que sólo aumentan la violencia y la inseguridad o en leyes como la Ley de Seguridad Nacional.

Rechazamos las respuestas de venganza y no nos podemos sumar a las voces que claman por más violencia. El problema principal es cómo reducir los índices de violencia no cómo aumentarlos. La pacificación de nuestra comunidad sólo se puede lograr a través de un actuar eficaz y legal de nuestras autoridades, con el involucramiento consciente de los ciudadanos. No podemos seguir combatiendo tontamente sin darnos cuenta de la centralidad de las víctimas, de que los llamados daños colaterales son ya el centro de la violencia, el centro de nuestra preocupación.

Reafirmamos, frente a ustedes, nuestra convicción de que el respeto a la dignidad humana, el respeto a la legalidad y el combate a la impunidad y a la corrupción son las herramientas adecuadas y suficientes para lograr un cambio en la situación que vivimos. Externamos nuestro más sentidos pésame a los familiares de los asesinados.

Así mismos los convocamos a organizarse, a no dejarse vencer y a no decaer la moral con la certeza de que es posible revertir esta situación. En este sentido, los invitamos a la Caravana del Consuelo al Sur que del 9 al 19 de septiembre se encontrara con dolores y agravios de comunidades indígenas, y campesinas, con víctimas y con organizaciones que por años han resistido dignamente al despojo, para escucharnos y acompañarnos, para saber que solo juntos logaremos hacer retroceder esta guerra.

Estamos claros en que la paz no solo es ausencia de conflicto sino la posibilidad de crear libremente, por ello aquí en Coyoacan, espacio habitual de convivencia de creadores, queremos terminar compartiéndoles un fragmento de John Berger, citado por el sub comandante Insurgente Marcos en su última carta a Luis Villoro sobre ética y política:

“Sé también que el poderoso teme al arte, en cualquiera de sus formas, cuando hace esto, y este arte a veces corre como un rumor y una leyenda entre la gente porque le da sentido a lo que la brutalidad de la vida no puede, un sentido que nos unifica, porque al final es inseparable de la justicia. El arte, cuando funciona así, se convierte en el lugar de encuentro de lo invisible, de lo irreductible, lo perdurable, el valor y el honor”

Atentamente

Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s