Calderón y la Toma de Juárez

A las y los ciudadanas de Cd. Juárez

A la comunidad nacional e internacional

 

El día de hoy, 20 de mayo de 2011,  llegó a nuestra ciudad, Felipe Calderón Hinojosa, Presidente de México, a quién le reiteramos, con las inolvidables palabras de Luz María madre de dos jóvenes asesinados en Villas de Salvarcar, que no es bienvenido.

Porque no llega a escuchar la palabra de las familias de  7 mil víctimas de asesinatos y masacres que su estrategia de guerra ha traído a nuestra ciudad.

Porque tampoco llega, el presidente del empleo, a escuchar la realidad de pobreza en que 100 mil desempleados y desempleadas han tenido que vivir, desde ya hace más de 3 años.

Porque no figura en su agenda dar a conocer los avances en materia de atención a las víctimas de violaciones a los derechos humanos, cometidos por militares y federales.  Menos aún, las medidas de sanción para los delitos que los mismos cometen contra la ciudadanía y que casi a diario reportan los medios como nota cotidiana.

Porque no quiere saber cómo han enfrentado y vivido la vida, los miles de huérfanos, la viudas y lo heridos, que sin perder la vida, mueren poco a poco, al faltarles el padre, la madre, quien lleve el sustento a casa, y otros, al quedar lisiados por impactos de armas de alto poder y sin atención médica.

Porque menos aún se reunirá con las madres de desaparecidas y desaparecidos, para quienes la vida se detuvo, y no podrá seguir hasta encontrarlos.

Porque no hablará de los feminicidos, ya que junto con los juvenicidios, no favorecen la buena imagen de la ciudad.

Felipe Calderón llegó a festejar militarmente, el aniversario de la toma de Ciudad Juárez de hace 100 años, no le importa la situación que vive hoy. Eso lo ha demostrado claramente.

Vino a hacer patente, hasta con un desfile, que su estrategia militar es la que llegó para quedarse. Pésele a quien le pese (y a lo mejor hasta vuelve a citar a Churchill). Su señal es muy clara. También vino a decirnos, que visto desde su oficina, son menos los muertos y que la guerra, su guerra, se va ganando. Que la violencia es cuestión de percepción.

Hoy, el aniversario de la toma de Ciudad Juárez, que fue la esperanza de transformar y liberar a la nación de la opresión de un dictador, se transforma en la reiteración de una lógica militar que no implica discutir resultados ni impactos, de un proyecto que viene desde arriba y desde afuera.

Sabemos que Ciudad Juárez es heroica, no necesitamos el nombre, porque siempre hemos resistido, combatido y luchado por la paz, la justicia y la vida digna.

La movilización convocada por el dolor de un padre,  que le dio voz a los miles de padres y madres que lloran sus hijas y sus hijos por todo el país, será, en unos días más, bienvenida a Juárez con los brazos abiertos.

Porque es un movimiento por los que secuestraron, extorsionaron y condenaron a vivir con hambre, con enfermedad y sin educación ni progreso. 

Porque es por los hijos y las hijas que asesinaron, y por los que no deben ser asesinados hoy, ni mañana, ni mientras dure su guerra, señor presidente.

Por todo eso, y mucho más, NO ES BIENVENIDO.

Cd. Juárez, Chih., 20 de mayo de 2011

 

Centro de Pastoral Obrera de Cd. Juárez y Frente Plural Ciudadano

CENTRO DE PASTORAL OBRERA DE CD. JUAREZ, AC
Ignacio Mejía # 1751 Ote., col. Partido Romero, edificio CECADE
Cd. Juárez, Chih., México
tel/fax: (656) 614-0718 y 172-8961
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s